viernes, 4 de enero de 2019

Escritores :Antonio Papalia “La escritura para mí, es una pasión”





Nació en Reggio Calabria, Italia y actualmente vive  en el Partido de Alte. Brown desde 1957.

So vocación oculta hasta 2011 fue la escritura, y desde entonces escribió seis obras:“El ángel y la amapola” (2011), es un libro de relatos de signos espirituales y autoayuda, de allí su lema: “La vida pasa y nos enseña a ser”. “Como brasas por debajo de la piel” (2012), su segundo libro es una novela  de enseñanza espiritual, donde en sus 52 capítulos se descubre que: “El verdadero momento del ser, es estar”.“¡Haya luz!” (2013) es una obra donde se resalta la búsqueda de la verdad cristiana y ésta se deja hallar en la Palabra de Dios: “La verdad busca a la verdad”.“El Siervo” (2017) es el libro donde se pone de manifiesto “el curriculum de Dios” según su propia Palabra, donde nos dice: “La verdad os hará libres”. 

Y en 2018 “Reminiscencia, relatos y algo más”,que a través de sus 73 relatos nos regala un viaje  entre la realidad y lo interno del ser. Vivencias y sentimientos, en las que la imaginación y los sueños se unen formando una “cuna en las nubes”, donde se vuela y se descansa a la vez.
 “Pecado Pendiente” ya nació en este 2019 y es una colección de relatos de elevada tensión emocional y espiritual.
Actualmente se está trabajando en una séptima obra de relatos y cuentos, donde interactúan  la prosa poética y los relatos con perfiles espirituales,  otros con ficción, misterios y cuota de suspenso. Se prevé su nacimiento para mediados del próximo año (2020).

Es miembro y referente  de Autores de Alte. Brown, cuyo grupo engloba a escritores del partido para hacer conocer sus obras y sus inquietudes culturales; miembro activo de más 80 grupos literarios que difunden sus escritos y además, miembro fundador del grupo “ALAS DE INSPIRACIÓN” ( Ex Grupo Románticos), por medio del cual se expande su literatura poética.

¿Qué significado tiene  la escritura para usted?

Al principio, en mi adolescencia, una forma de “enamorar” componiendo algunas poesías clásicas sobre sentimientos profundos, llámese amor, ausencia, soledad, nostalgia, etc.
 Luego sobrevino un largo silencio literario, donde mi vida floreció en el ámbito familiar, laboral y social. No fue hasta el año 2006 en que la motivación espiritual se transformó en letras, dándole a mi vida un nuevo e inesperado matiz. Desde entonces, toda mi vocación dormida durante años, se manifestó a través de lo expuesto en mis seis libros.
Hoy día, el término correcto ya no es “motivación”, ni “vocación”; sino el escalón cumbre: Pasión.  


Es una palabra fuerte con tinte fundamentalista y un poco peligrosa por la ansiedad que despierta. Afortunadamente, mi edad y otros sueños aún no cumplidos, me permiten desacelerar en el tiempo, pero perdurar en la calidez de la escritura toda vez que una chispa traviesa juega en el laberinto de mi imaginación.

“Pecado pendiente” es su último libro editado, verdad?

El “rumor” que “PECADO PENDIENTE” es mi último libro, al día de hoy es un sí, pues es la realidad,…pero no he conocido a nadie que no haya sucumbido a su pasión. La puerta sigue estando abierta.
¿Cuándo será la presentación oficial?

La fecha programada oficialmente para la presentación del libro es el día viernes 12 de abril a las 18 hs en la sede de la Biblioteca Municipal y Popular Esteban Adrogué, sita en calle La Rosa 974, Adrogué.

¿En qué lugares podemos conseguir los ejemplares?

En la zona sur, en Librería “Alas” (E. Adrogué 1045- Galería Central- Adrogué). 
Librería Trastevere  (Ovideo Lagos 754,  Longchamps)
Editorial Lenú a través de mail: edicioneslenu@gmail.com y Antonio Papalia a través de mail: apomegaazul@gmail.com  Facebook:  https://www. facebook.com/antonio.papalia3 
Venta telefónica: Cel. 1560512787 .

¿Qué expectativas tiene de este libro?

 “PECADO PENDIENTE”, como todo libro ya liberado por el autor, deberá cumplir algunas consignas que siempre forman parte de sus  sueños y deseos. Ser leído, interpretado, criticado e incluso intercambiando opiniones entre lector y escritor. Conocerse más profundamente y evaluando las experiencias vividas y aportadas mediante un dialogo con espíritu constructivo.  “Pecado pendiente” debe dejar un sello impregnado de la esencia de los recuerdos, de las vivencias resucitadas y de los sueños a punto del despertar a la realidad.
 Dejar un sabor inconfundible a vida, con su proyección emotiva en la pantalla del alma de cada lector.
¿Qué idea tiene para el  próximo?

Una mañana desperté con una frase fija en mi mente: (“Memoria, pantalla de los sueños”). Frase que guardé celosamente, hasta hace pocos días en ocasión de la publicidad del libro.
A partir de allí, ya me fue imposible retornar a la primera idea que dio origen a la inquietud literaria para mi SEXTO libro. La palabra “Memoria” me trasladó a la infancia, y desde allí, todo un recorrido secuencial  hasta nuestros días. El resto de la frase: “Pantalla de los sueños”, no es más que un simbolismo de todas las vivencias transformadas en imágenes narrativas, que van más allá de la realidad cotidiana y se introducen entre nubes de sueños e ilusiones, entre escenarios formales, otros virtuales y muchos con un toque de ficción para realzar el mensaje que se desea  transmitir.
De hecho hay relatos que tienen el don de mimetizarse, creándose la duda de unos como reales, a otros que parecen ficción y no lo son.
No obstante, en todos los casos, afloran los sentimientos profundos, las parábolas comparativas, y las letras traviesas formando metáforas expresivas de imágenes mentales.

¿Con qué se encuentra el lector de “Pecado…”?

Es un compilado de 54 relatos en 152 páginas, cuya portada de frente es una pintura de María Cristina Valle, también escritora del Partido de Alte Brown. Debo destacar que el prólogo es de la escritora Elsa Soria, quien ha tenido participación en todas las presentaciones de mis libros. Y como corolario, el libro ha sido dedicado a todos los integrantes (actuales y retirados) del Equipo Droom, grupo al cual he pertenecido y los cuales llamo “Manojo de amigos”, dedicado a difundir cultura y arte.

¿Tiene similitud este libro con los anteriormente publicados?

En cuanto a la temática con mis primeros cuatro libros, No. Mi primer libro “El ángel y la amapola” básicamente son relatos donde se insertaron una multitud de mensajes del corazón. “Como brasas por debajo de la piel” es una novela de corte espiritual. “¡Haya luz!” y “El siervo” mantienen a Dios como centro de toda fe verdadera.
“Reminiscencia” es netamente de índole personal desde la realidad, lo virtual, los sueños y la ficción nacida desde la imaginación.
Tan personal, que  lo he dedicado a mis padres después de doce años de sus fallecimientos.
“Pecado Pendiente”, sigue la línea de “Reminiscencia” en casi todos sus aspectos.

¿Existe una temática especifica en este libro?

Tengo que confesar que “PECADO PENDIENTE” nació de la nada. De ese lugar abstracto desde la concepción humana, pero que a la vez, es creador de sueños y realidades. Una vez más, aquello que inicialmente tenía en mente, no se cumplió. De pronto, todo fue cambiado: Desde lo esquemático, lo temático, lo gramatical, e incluso en el nombre de bautismo.Un compilado con los más variados temas, sean reales, ficticios o combinados de tal manera que fluya el sentimiento profundo; sea éste portador de felicidad o de la desdicha más desgarradora.  Básicamente, hay algo que sí se mantiene latente: los estados del alma.

¿Qué autores considera más apropiados para leer en este momento?

Por supuesto que dependerá del género, pero nunca dejaría afuera a Cortázar, Borges, Galeano; tampoco a Edgar Allan Poe, Jean-Paúl Sartre y para recordar viejos tiempos a Stendhal, Dickens y Gogol.

¿Qué libro recuerda con cariño de su infancia?

Sin duda que “Platero y yo” de Juan Ramón Jiménez.
¿Qué palabra le resulta más acorde para definir a un escritor?

Hay muchas, pero voy a hacer honor a una palabra que escuché en el interior del país en boca de una docente al referirse a un escritor local en su presentación de libro: “Este hombre está “Vivenciado”.

¿Qué frase repite a diario, casi inconscientemente?

Es una frase de agradecimiento constante: “Gracias a Dios”.



SILENCIOS Los míos y los tuyos. Están ahí, y pesan. Nos recorren con sus miradas y nos estrujan hasta exhalar un quejido. Y es entonces, un despertar con un extraño dolor a ausencia y a una distancia fugaz en donde se pierde la espera. Se esfuma entre los copos de brisas heladas que nos amarran al ancla de la realidad. Buscamos caminos diferentes. Tú, en un laberinto de indecisiones, nadando sobre una angustia que ahoga y te aleja del puerto apacible. Mi senda, es más incierta y aún lejana. Prisionero estoy entre dos jaulas engañosas. Una derretida por el tiempo entre barrotes de cenizas y la otra entre las nubes, con su disfraz de cometa, con sabor a ilusión perpetua y quemándome la piel con cada lágrima toda vez que llora. Los dos sabemos, los dos callamos, los dos nos alejamos. Cada uno decide morir en su propio cementerio, escribir su propio epitafio y dejarse llevar entre palabras vivas que van muriendo, de a poco, en busca de su destinatario. Nuestros silencios se aferran al alma. Parecen niños caprichosos, no comparten, lloran más de lo que sonríen; pero no se sueltan. Y cuando creen madurar, balbucean palabras que escriben en el aire y borran con el viento de su propio soplo. Tus silencios y los míos son libros invisibles, abiertos de par en par. Nos leemos por capítulos, aunque a veces, repasamos las mismas páginas una y otra vez, a sabiendas que ni siquiera una tilde cambiará de lugar. Tal vez dejaremos de hacerlo, sólo cuando nos demos por vencidos, al no validar la interpretación que nos inventamos para quedarnos entre ellas. Nuestros silencios se desgranan por las noches como recuerdos caídos, lastimados bajo un toque nostálgico que los aprisionan y los paralizan. No mueren. Sus miradas aún persisten sin encontrar otro espejo en donde verse feliz, aunque saben que tomados de las manos, aún en la oscuridad, sentirán su excitación y su aliento al respirar. Tu buscas el calor en la sonrisa del alma ajena, aprendiendo a volar en el vacío; y yo, la tuya junto a la mía, para no reconstruir sobre aquello ya quemado.

de "Reminiscencia"

Algo para agregar a esta entrevista:

Los escritores independientes necesitamos un apoyo constante. Con mucho esfuerzo financiamos la edición para que llegue al lector, sea en presentaciones, venta en forma personal o a través de alguna librería local mediante el pago de una comisión. Rara vez hay una utilidad económica, pero sí nos embarga la pasión por escribir y consecuentemente, ser leído y conocido.

Agradezco a Silvia Mabel Vázquez la atención dispensada para que “Pecado Pendiente” cuente con este soporte periodístico de primera línea y llegue a sus lectores con su impronta de costumbre.
Antonio.

©Silvia Vázquez
..................................................................

2 comentarios:

  1. Excelente presentación y entrevista a un escritor que tiene el don de tocar el alma, acariciarla, despertarla, hacerla reflexionar... Antonio Papalia. ÉXITO 💞🌻

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lidia Aguirre . Es un honor para mí representar para ud. todo lo dicho en sus conceptos.Un afectuoso saludo. Antonio Papalia.

      Eliminar

Gracias por tu comentario