viernes, 4 de enero de 2019

Una historia tan Real como la de los Reyes Magos.


                   

María muy preocupada le pregunta a su mamá: "Mamá, mamá.. mis amigas del cole dicen que los Reyes Magos son los padres... ¿es verdaaaad?
La madre de María sonríe, le da un beso y le dice:

- Mira María… Tengo que enseñarte algo que guardo en este cajón desde hace 7 años.
Su madre saca del cajón un sobre blanco. Lo abre y le dice a María:
- Esta carta la recibimos en casa el día en que naciste. Es una carta escrita por los Reyes Magos y que nos piden que les hagamos tres favores. ¿Quieres que te la lea?
- ¡Sí mamá, por faaaavor! ¿Qué quieren los Reyes Magos de ustedess?
– Pues escucha y lo sabrás.

"Apreciado papá y apreciada mamá de María:

Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer María. Es un niña preciosa que los va a hacer muy felices a los dos. Ya saben que cada 6 de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar el nacimiento del niño Jesús y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos.
Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Además, ayer me caí del camello y me rompí el brazo (soy Melchor, un poquito torpe); Gaspar es muy lento porque camina con la ayuda de un viejo bastón y Baltasar, ¡nuestro viejito Baltasar!, se olvida siempre de dónde tiene la lista de los regalos. Como ves, ya estamos muy mayores y necesitamos pedirles tres favores muy importantes:

1er favor: Que nos ayuden a poner los regalos a los niños. Cada papá y mamá harán nuestro trabajo el día de Reyes: leerán las cartas de sus hijos y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría.

2º favor: Como esto es un gran secreto, no se lo pueden decir a María hasta que cumpla los 7 años. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los papás los que nos ayudan porque sino… ¿qué pensarán de nosotros? ¿dónde estará la magia? El secreto se ha de decir sólo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a sus papás, las personas que más los quieren a ellos.

3er favor: Algunos papás que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás. Por eso, necesitamos que sus hijos se conviertan “un poquito” en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos.
Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando María te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en ustedes para hacer nuestro trabajo: porque son las personas que más lo quieren en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla.

Atte, Melchor, Gaspar y Baltasar"

María mira sonriendo a su madre, con los ojitos abiertos de par en par y sin saber qué decir. Su madre se arrodilla a su lado, la abraza y le dice, “ahora cariño ya sabes cuál es el gran secreto de los Reyes Magos. Nosotros seguiremos poniéndote los regalos con la misma ilusión. ¡No! Con la misma, no. Ahora con más ilusión porque compartimos un secreto que te convierte en “un ayudante especial” que pondrá más ración de chocolate a los Reyes Magos, ¿verdad?”

                                        

Se abrazan con todas sus fuerzas. María le da las gracias a su mamá por leerle la carta y a los Reyes Magos por confiar en ella.
Y colorín colorado este cuento aún no ha terminado !!!


Anónimo

¡Feliz día de Reyes !

.............................





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario