viernes, 14 de agosto de 2020

Teatro Cervantes, día del niño

Especial Día de las Infancias
CERVANTES ONLINE
Este domingo 16 de agosto, a las 17 h,  y en el Día de las Infancias, es el turno de El Martín Fierro, escrita por José Hernández, en versión de Claudio Gallardou y dirigida por Tony Lestingi. 

Podrás verlo a través del canal de YouTube Cervantes Online: ver aquí.
ESTE ESPECTÁCULO ESTARÁ DISPONIBLE HASTA EL SÁBADO 22/8 INCLUSIVE.
Gráfica del espectáculo El Martín Fierro. En el extremo derecho de la imagen, y en letras blancas: El Martín Fierro. Escrita por José Hernández. Versión de Claudio Gallardou.. Dirigida por Tony Lestingi. En el extremo inferior izquierdo, y en letras rojas, se lee: Cervantes Online.
ACCESIBILIDAD
Todos los videos que se presenten en la plataforma Cervantes Online, contienen subtítulos en español. Los mismos deben ser activados clickeando en el ícono de "subtítulos", en el mismo video antes de verlo en YouTube. Seleccionar la opción "Español (Latinoamericano)".

¡Qué lo disfruten!
..........................

“La hipocresía. Un modo de ser en la política”. Susana Grimberg. Nota para Radio Sentidos.

¡Oh! ¡Qué hermosa apariencia tiene la falsedad!”
Williiam Shakespeare

La hipocresía y el desmentido perverso
Según el Diccionario etimológico de Joan Corominas, la palabra Hipocresía proviene del griego tardío Hypokrisia, propiamente “acción de desempeñar un papel teatral y, también, deriva del latín “hypocrita” que significa actor teatral. En griego es una palabra compuesta por “hypo y crytes” que significa máscara y respuesta respectivamente.
En Grecia, los hipócritas eran actores teatrales que, por lo general al momento de comenzar su espectáculo, utilizaban una máscara para adentrarse más en el papel y transformarlo en un momento pleno de fantasías para entretener al público. Tiempo después, el término también fue empleado a las personas que vivían fingiendo ser otro, alguien con más poder.
La hipocresía es hoy en día utilizada como un calificativo despectivo hacia quien, se sabe, que no dice la verdad o que no está hablando con sinceridad.
En realidad, un hipócrita es el tipo de persona que no desea que sean conocidos sus verdaderos sentimientos o pensamientos y que siempre oculta sus verdaderas intenciones. Por eso, las personas hipócritas no sólo no son de confiar sino que jamás serían un modelo a seguir.
Es cierto que hay personas que actúan con hipocresía ya sea por miedo, dolor o vergüenza pero, también está el que para sobresalir o destacarse por sobre los demás, miente. También, hipócrita es el sujeto que movido por la envidia y sus ansias de poder, propicia el rumor, siempre cargado de mentiras y con la intención de aplastar al otro.
El término envidia procede del latín invidia, derivado de invidere, que significa "mirar con malos ojos, con envidia" y éste, de videre, “ver”. (Diccionario etimológico de Joan Corominas). Quien está invadido por este sentimiento, mira con “malos ojos” las cualidades, éxitos o posesiones de los demás, lo cual le lleva a acumular rencor, además de una profunda insatisfacción. Por otra parte, el afectado por la envidia, oculta sus emociones y finge no importarle nada de lo que sucede a su alrededor.
S Freud, en Psicología de las masas y análisis del Yo, dirige la mirada hacia la brutalidad y crueldad de la guerra y dice que “un puñado de ambiciosos y farsantes inmorales” (yo diría hipócritas), no habrían logrado desencadenar todo el mal que solo ellos podían hacer. Se refugian en que lo que hacen, argumentando que lo hacen por el bien del otro y no lo hubieran hecho sin los millones de seguidores que fueron sus cómplices. Incluso, atribuye estos horrores a la envidia originaria. “Ninguno debe querer destacarse, todos tienen que ser iguales y poseer lo mismo”. La mal llamada justicia social o el igualitarismo, apunta a que cada uno debe denegarse muchas cosas para que “también los otros deban renunciar a ellas o, lo que es lo mismo, no puedan exigirlas”.
Esta exigencia de igualdad es, por otra parte, la que propiciaron y propician los populismos. También los estados totalitarios declaman, para conquistar al pueblo, que ellos luchan por la igualdad, con la salvedad oculta de que no va a haber lugar para las diferencias intrínsecas a cada sujeto.
Por otra parte, no hay que obviar que la exigencia de igualdad de la masa sólo vale para los individuos que la forman, no para el conductor. Todos tienen que ser iguales entre sí, pero todos claman por un líder que sea diferente y que sepa mantenerlos unidos.
S. Freud en 1915, un año de haber comenzado la Primera Guerra Mundial, al escribir “Consideraciones de actualidad sobre la guerra y la muerte” dijo: “El sujeto forzado a reaccionar permanentemente en el sentido de preceptos que no son la manifestación de sus tendencias instintivas, vive, pensándolo desde la psicología, muy por encima de sus medios y puede ser calificado, objetivamente, de hipócrita, se dé o no clara cuenta de esta diferencia, y es innegable que nuestra civilización actual favorece con extraordinaria amplitud este género de hipocresía. Podemos arriesgar la afirmación de que se basa en ella y tendría que someterse a hondas transformaciones si los hombres resolvieran vivir con arreglo a la verdad psicológica”.
Hay, pues, muchos más hipócritas de la cultura que hombres verdaderamente civilizados, e incluso puede plantearse la cuestión de si una cierta medida de hipocresía cultural no ha de ser indispensable para la conservación de la cultura, puesto que la capacidad de cultura de los hombres del presente no bastaría quizá para llenar tal función.” Por otra parte, dijo también: “También nosotros (…) somos, como los hombres primordiales, una gavilla de asesinos”.
También, en 1915, Freud analizó las complejas relaciones que unen la guerra y la muerte y dijo que la guerra había destruido la ilusión de que las adquisiciones culturales iban a ser inmutables. Sin embargo, el hombre civilizado, siempre se comportó respecto a la muerte de la misma manera que el hombre primordial de Tótem y tabú. En 1932, en el mismo momento en que el nazismo se preparaba para arrasar con Europa, Einstein y Freud reflexionaron sobre los medios más idóneos para mantener a raya la guerra y que, para que el derecho se impusiera sobre la violencia, era importante favorecer el proceso cultural.
Ocultar lo que se piensa y decir otra cosa para quedar bien, suele llamarse hipocresía, un concepto que pone las cartas sobre la mesa. La hipocresía, al fundarse en la frase “ya lo sé, pero aún así, da cuenta de un pensamiento perverso.
Las máscaras de algunos los políticos.
La hipocresía es un mecanismo típico de los psicópatas tanto en la política como por fuera de la misma, que alimenta el engaño y la doble moral. La naturaleza humana es mezquina y lamentablemente muchas personas por miedo, celos o envidia, terminan siendo hipócritas por necesidad o por piedad. Es el arte de mentir hacia fuera y hacia adentro. Si, como dijimos, la palabra proviene del latín “hypocrisis” y del griego que significa “fingir”, la hipocresía consta de dos formas, la simulación y el disimulo. La simulación es mostrar lo que se desea aparentar, en cambio el disimulo oculta lo que no se quiere mostrar.
Lamentablemente, la hipocresía es considerada por algunas personas, como un mal necesario para la sociedad y tiene que ver con el inmenso grado de descomposición social en la misma sociedad que ha terminado considerando a la hipocresía como algo útil y necesario en pos de una convivencia mejor.
Vivimos en una sociedad individualista y consumista, que conduce al egoísmo, al egocentrismo, a preocuparse únicamente de la felicidad personal, y que carece de un sentido comunitario y solidario. El consumismo conduce a la tendencia de poseer y tener, es decir, cuanto más tiene el individuo, más necesita tener.
El hombre de hoy, al padecer de una inmensa pobreza espiritual, llena su vacío interior con cosas materiales y, para empezar a cambiar la sociedad habría que empezar por la familia como núcleo central de la sociedad, es decir educar y formar a los hijos con los valores morales, ya que ellos son el futuro de la humanidad.
Quiero concluir con este pensamiento de William Shakespeare:
“Porque no sirvo para adular, ni hablar con claridad, ni sonreír a la cara de la gente, halagar, engañar y hacer trampas, doblarme con reverencias a la francesa y simiesca cortesía, he de ser tenido como un enemigo rencoroso.”
Y con esta reflexión de Aldous Huxley
“Casi todos nosotros buscamos la paz y libertad; pero pocos de nosotros tenemos el entusiasmo para tener los pensamientos, sentimientos y acciones que llevan a la paz y felicidad”.
Susana Grimberg. Psicoanalista, escritora, ensayista y columnista.
.....................

Día del niño


FESTEJEMOS LOS RECUERDOS DE CUANDO ERAMOS NIÑOS, HAGAMOS QUE NUESTROS NIÑOS SE LLEVEN LOS MEJORES RECUERDOS DE SU INFANCIA

¡FELIZ DÍA!



...................

Columna: De cine y sus meandros-por Carlos Avalle



*Retablo*

Bellísima, dulce y desgarradora película sobre la realidad de ciertas culturas a través de la relación entre padre (Noé, maestro retablista) e hijo (Segundo, quien aprende las técnicas artesanales de su padre) de la zona de Ayacucho, Perú. Los retablos, son objetos de arte, que tienen 2 puertas que al abrirlas develan escenas populares, familiares o religiosas. Este film está compuesto de retablos por doquier, donde el director nos muestra escenas de la vida real a través de puertas, ventanas, marcos; el paralelismo es exquisito hasta que se devela el secreto del padre bien guardado.
Es una película sobre “coming of age” = pasaje de la adolescencia a la adultez, ópera prima del director Álvaro Delgado Aparicio; estén atentas a su nombre porque promete.
El director también aprovecha la oportunidad para mostrar escenas populares que son ilustrativas y al mismo tiempo otras que son barbáricas; se aprecian al juzgar a esta familia con rechazo y violencia.
La pieza artesanal es delicada, compleja y detallada, así es este film.
Hay que destacar que ni el padre –Junior Béjar, ni el hijo –Amiel Cayo, son actores profesionales y lo hicieron con una naturalidad asombrosa.
La película está hablada enteramente en quechua, que le da un toque se sensibilidad muy bello. Inicia con una escena maravillosa y el final, perfecto, sin adornos, como tenía que ser, ni más ni menos.
Recomendada por @Teresa Inés Retamar. ¡GRACIAS!


*Diecisiete*

¡Otra exquisitez! Dos películas completamente distintas –Victoria & Abdul y Diecisiete– pero las dos tratan de relaciones interpesonales íntimas, de mucho cariño, confianza y sentirse contenido. Trata de un adolescente de 17 años que yendo por el “mal camino” termina en un centro juvenil. Sumamente inteligente, astuto y literal (no entiende la ironía ni los chistes), emprende con su hermano y su abuela un viaje de ida hacia la adultez y a asumir responsabilidades desde un lugar entrañable, contenedor y tierno. Y en el mientras tanto nos pasean por partes de España que tan bien hace a la viste en tiempos de no-viajes.
¡Altamente recomendable!



*Victoria & Abdul*

Una joyita exquisita basada en hechos reales, casi todos. Comienza en Agra, India en 1887. Abdul, Ali Fazal, un “sirviente”, es llevado a Gran Bretaña para presentar una medalla ceremonial de la India a la Reina Victoria (LA GRANDE Judi Dench). Va acompañado de otro indio quien no se cansa de decir que los ingleses son unos “bárbaros” = salvajes. En el palacio tímidamente comienza una relación de amistad entrañable entre ellos donde comparten un maravilloso nivel de intimidad; horrorizando a todos los miembros de la corte, el Primer Ministro incluido. Este secreto se mantuvo por cien años y gracias a los escritos en 13 diarios de la Reina Victoria en Hindustani que Abdul le enseñó.
Bellísima, tierna, considerada, amable esta película va entrando en alma y se acomoda como una adorada mascota en un día de frío. Los ingleses son magistrales para hacer películas y series de época, esta no es la excepción.
En un momento de intimidad, Abdul le dice: “Escucha, pequeña gota, entrégate sin remordimientos y a cambio, obtendrás el océano. Date a ti misma ese honor y en el inmenso mar, te sentirás segura”, Rumi
Recomendada por @Paula Torlasco. ¡GRACIAS!


 

*Queer Eye* (son varias temporadas) & *Queer Eye Japan*  (son solo 4 capítulos)

Ya sé, ya sé… ¿Cómo puedo ver estas series? Pero hay algo conmovedor y lecciones para aprender, y eso me gusta.
Un pansexual y 4 gays se lanzan al vacío a “renovar” en todos los sentidos de la palabra las vidas de personas que fueron nominadas por un familiar o amigo. Todos los casos con autoestima baja, personas que han sufrido violencia, enfermedades, bullying y ellos los “Fab 5” (fabulosos 5) dedican 5 días a “arreglarles la vida”.
Antoni se dedica a la comida, Jonathan (el pansexual insoportable, para mí, es tan afectado que me irrita) al cuidado del pelo y maquillaje, Bobby a renovar la casa, Karamo al counseling y Tan (el ícono de la elegancia toda) a la vestimenta. Mi futuro marido es Antoni, par favar, girl, qué hermoso es, tan sensible, tan modesto; me enamoré; pero no se lo cuenten a Leo jejejejeeeee…
Está buena la serie, el 1° capítulo de Japón es hermosísimo, una japonesa de 57 años que tiene un hospicio para personas con enfermedades terminales. En casi todos los capítulos lloré, me di cuenta cuán importante es el reconocimiento, el ser agradecido, el pedir disculpas, el ser cariñoso y expresarlo.




*Lazaro Feliz*

¡Wow, un PELICULÓN! Extraordinarias actuaciones, exquisita fotografía y una película llena de simbología, metáforas e interpretaciones. Es una crítica a la condición humana y sus miserias que te cachetea para que tengas y guardes. Comienza como un film de época parecería feudal donde suavemente y astutamente aparecen objetos que representan el presente. Focalizándose en Lazzaro, (interpretado magistralmente por Adriano Tardiolo y es su debut), un “tonto”, inocente, “santo”, fantasma que pulula felizmente por la vida, a quien la música lo sigue, sin importar las condiciones externas. Tiene tonalidades de fábula, no es fácil lograr esto cuando lo que se hace es una denuncia brutal y cruda sobre el atropello de poder y la corrupción. En un momento Lazzaro muere pero es resucitado por el lobo, se levantó y “andó”, figura que todos temen por lo salvaje, el que se esconde detrás de la piel de cordero, resulta que el lovo es el bueno = ¿Dios?, y los verdaderos lobos somos nosotros los humanos y al final Dios anda perdido deambulando por las calles de la urbe entre eternos marginados y esclavos de sistemas feudales y de nuestra era.
Recomendada por @Coti Dankiewicz. ¡GRACIAS!

©Carlos Avalle
....................................

Homenaje a Agustín Alezzo en Teatro Cervantes

Emisión especial
CERVANTES ONLINE
Este sábado 15 de agosto, a partir de las 20 h y en homenaje al maestro Agustín Alezzo, se hará una emisión especial de Jettatore...!, escrita por Gregorio de Laferrère, dirigida por Agustín Alezzo.

Podrás verlo a través del canal de YouTube Cervantes Online: ver aquí.
ESTARÁ DISPONIBLE HASTA EL DOMINGO 16/8 INCLUSIVE.
Gráfica del espectáculo Jettatore...! que consiste en una fotografía de un momento de la obra. En el centro de la imagen, y en letras blancas: Jettatore...!, escrita por Gregorio de Laferrère.Dirigida por Agustín Alezzo. En el extremo inferior izquierdo, y en letras blancas, se lee: Cervantes Online.
ACCESIBILIDAD
Todos los videos que se presenten en la plataforma Cervantes Online, contienen subtítulos en español. Los mismos deben ser activados clickeando en el ícono de "subtítulos", en el mismo video antes de verlo en YouTube. Seleccionar la opción "Español (Latinoamericano)".

¡Qué lo disfruten!



........................





Teatro Cervantes, día del niño

Especial Día de las Infancias CERVANTES ONLINE Este  domingo 16 de agosto , a las 17 h ,  y en el  Día de las I...