viernes, 30 de diciembre de 2022

Escritora invitadísima: Leonor Pires

 Nuestra escritora preferida, está con unas nanitas, pero quisimos que esté de todas formas en el último número del año 2022 por eso compartimos con ustedes este bello poema de su autoría (ya publicado con anterioridad)

Vamos, Leonor que la esperamos con más cosas lindas. A recuperarse pronto!

Romance del Ruiseñor


En una terraza impregnada de aromas
su triste sino la condenó a estar enjaulada,
con sus lánguidos gorjeos, desgarrados
atrajo al Ruiseñor que la observaba
desde la frescura del naranjo siempre verde,
mientras de libertad gozaba.

La sutil melodía del viento entre las hojas
y el perfume de las flores le obsequiaba,
afinaba las más dulces melodías
y al salir el sol la despertaba,
su corazón de amor se consumía
por la linda pajarita secuestrada.

Zangoloteaba sobre las corolas de las flores
y con su pico una ramita de romero,
o un azahar o una florcita del ciruelo
a la cárcel impiadosa le llevaba,
una sinfonía de grillos y pericos
en las tardes calurosas le brindaba.

Volvió al alba al jardín de sus amores
aunque el frío del invierno le afectaba,
la cancela del presidio sin cerrojo 
le advirtió que su pajarita ya no estaba. 
Se exilió en el verde de los montes,
se conectó con el cielo, el sol y el agua,
creyó en la soledad hallar consuelo,
pero murió de amor, la extrañaba....
                                                 Leonor Pires.

..............


Diez frases de fin de año, escritores famosos

1- "El final del año no es ni un final ni un comienzo, sino una marcha, con toda la sabiduría que la experiencia puede inculcar en nosotros". Hal Borland (1900-1978), periodista, escritor estadounidense.

2- "Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo". Julio Cortázar (1914-1984), escritor argentino

3- "Pasamos el 1 de enero caminando por nuestras vidas, habitación por habitación, elaborando una lista de trabajos por hacer, grietas para reparar. Tal vez este año, para equilibrar la lista, debemos caminar por las habitaciones de nuestras vidas… No buscando defectos, sino potencial". Ellen Goodman, periodista estadounidense, ganador de un Premio Pulitzer en 1980.

4- "El tiempo es bastante amable con nosotros, sus fugaces pasajeros, y nos da permiso para creer que hoy puede ser el primero de los días, y para querer que sea alegre como los colores de una verdulería". Eduardo Galeano, escritor, periodista uruguayo.




5- "Fin de año siempre me aterroriza… la vida no sabe nada de años". Charles Bukowki (1920-1994), escritor estadounidense.

6- "El objetivo de un nuevo año no es que deberíamos tener un nuevo año. Es que deberíamos tener una nueva alma." GK Chesterton (1874-1936), escritor y periodista británico.

7- "¿Acaso no es lindo pensar que mañana es un nuevo día con ningún error en él todavía?". L.M. Montgomery (1874-1942), escritora canadiense.

8- "Qué se vaya lo viejo, qué venga lo nuevo, qué suenen las campanas, a través de la nieve; el año se está yendo, déjalo ir. Qué se vaya lo falso, qué venga lo verdadero". Alfred, Lord Tennyson (1809-1892), poeta y dramaturgo inglés.

9- "Cada año nuevo, cielo y tierra en armonía. El primer día". Masaoka Shiki (1867-1902), poeta, crítico literario japonés.

10- "Un nuevo corazón para un nuevo año, ¡siempre!". Charles Dickens (1812-1870), escritor y novelista inglés.

(tomado de La Nación)

......................

                     



Escritora invitada: Susana Grimberg

 EL DESVÍO DE TRADUCIR

I
                            “Home is when one stars from. As we grow older
                                                the world becomes stranger, the pattern more complicated                                                 of dead and living.”
                                                T. S. Eliot
Villa del Parque. La casa, estilo inglés, blanca, delicada, silenciosa. La familia, clase media culta, comprometida con la educación de los hijos. Ese era el mundo de David.
El mundo.

La primera lengua de la madre de David fue el inglés. Hija predilecta de un padre encantador, ingeniero, atraído hacia la Argentina por el ferrocarril. David la recordaba caminando como si apenas apoyara los pies en el suelo. Su andar era brisa, aleteo de la falda, susurro.
Los cuatro hijos se deleitaban escuchándola. La madre les leía historias, fragmentos de novelas. A través de lo que ella les narraba intuyó que la historia es llanto, alegría, dicha y desdichas. Su dulzura era una puerta a la irrealidad.

Profesora de literatura inglesa, trabajaba intensamente.
El padre, una persona amable, de buen trato. Abogado, tenía un estudio jurídico cerca de Tribunales. David, el menor de los hijos, íntimamente festejaba cuando lo acompañaba al trabajo, aunque hablaran poco. Sólo política y deportes. Era así con todos los hijos. Extremadamente reservado, absorbido por su trabajo, había delegado la educación de los hijos en la madre.

David se recordaba mirando desde su extrañeza cómo, con estudiada calidez, la pareja se entendía. Jamás una discusión seria. Estaba orgulloso.
No conoció a sus abuelos. Viendo a su alrededor, pensaba que supieron morir a tiempo. Cuando no hacían falta.

En la infancia del muchacho, prolijamente diseñada, las mucamas desentonaban. Se resistía a quedarse con ellas. Les temía. Sentía que sus miradas lo arañaban, que se apropiaban de la casa cuando los padres salían por trabajo o placer. En el preciso momento en que se alejaban en el auto, David vomitaba. La fiebre aumentaba al ritmo del miedo.
Un día, recorriendo el jardín, oyó gemidos. Quiso saber. Los ojos vieron una araña rodando sobre el pasto, una araña con dos cabezas, brazos y piernas humanas. Nada entendió. Pero una de las cabezas lo miró. Sintió terror. Intentó hablar con el padre. No supo cómo. Menos aún con la madre. No pudo hallar palabras para contar lo sucedido.
Aprendió a callar.

Después supo que los dueños del poder las habían diseñado de ese modo. No sin complacencia, ellas calzaban en ese diseño.
Un reumatismo infeccioso lo postró en la cama durante varios meses. Tenía diez años. La enfermedad retuvo a la madre junto a él pero le dejó un corazón demasiado débil y la huella de un dolor sin palabras. Sin embargo, le deparó un beneficio: no hizo el servicio militar. En la libreta de enrolamiento resaltaba: No Apto.

Años más tarde, comiendo un tostado en un bar cerca de la facultad de Filosofía y Letras (David cursaba la carrera de Letras), descubrió a una pequeña de grandes ojos que lo miraba comer. La boca seguía sus movimientos y disfrutaba, desde el hambre, lo que él saboreaba. David salió a la calle, la invitó, comió con ella, rió con ella.
Ese encuentro lo llevó a militar. Le disgustaba la palabra: veía a un militar. Pero aunque percibía el ruido a lata, a falsete, a ansias de poder, tuvo la necesidad de hacer algo para que los arrojados del mundo pudieran sonreír.
La muerte de la madre, bajo una lluvia afilada, lo descolgó del mundo.
La velaron.
La muerte, un vidrio sucio.
La nada, una extrañeza.
Las fotos, confusión de tiempos.
¿La vida, un paseo por la tristeza?
Tenía veinticuatro años cuando conoció a Margot.
El cielo, agua sorprendida.
Ella, una llanura de pastos tiernos.
La deseó.
La devoró.
II
A los dieciocho años, Margot supo lo que era desear a un hombre hasta el dolor. Morir con él.
Ese era su modo de hacer el amor.
Eso.
Vivir lo que no se puede explicar.
Disfrutar.
En verdad, solía decir que le enseñaron los libros. Y fue a través de ellos que los ojos se le abrieron a otros paisajes, la sangre respiró lo eterno, lo breve del tiempo.
Los libros fueron su mundo.
El mundo.
La llamaban Margot. Por la abuela francesa. Ella, nacida en una familia feliz, nunca una discusión entre sus padres, iba a ser una flor. Y no para ser deshojada como una margarita sino para bailar la vida como Margot Fonteyn.
Le gustaba más Leslie Caron. A los quince años se miraba en esa cara, llevaba flequillo, tenía el pelo cortado a lo garçón. Y bailaba en las escaleras como en “Las zapatillas de cristal”.

La vida iba a ser goce.
Una tarde lejana de 1974, tenía veinte años, le presentaron a David. Le miró el cuello, la nuez, imaginó los hombros, el torso debajo de la camisa, los muslos.
El deseo es la joya más difícil de hallar. Se devoraron.
La noche fue danza.
Efímero.

En algún momento, el horror.
Miércoles. La mañana apuró su paso. Gestionaba una beca para Francia cuando, camino al consulado, Basavilbaso, no recordaba el número, la detuvieron. La interrogaron. Le golpearon las piernas hasta quebrarlas.
La quebraron.
A él lo detuvieron en un allanamiento, ese mismo día, la misma mañana, el mismo aire que había respirado ella.
Margot avanzaba por calles soleadas. Anestesiada, Un viento vacío.
No lo volvió a ver. Supo que al año salió en libertad.
La oscuridad es la playa, alfombra de noche.
No volvió a bailar. ¿La vida iba a ser goce?
Bailaría la vida como Margot Fonteyn.
III

La traducción... De la danza al francés, apenas un giro, una vuelta, une tournée. Traducir era la posibilidad de continuar bailando.
Un día, como si hubiera recibido algún mensaje, salió de la casa. Necesitaba caminar antes de sentarse en el bar. Escribiría después.
Desde que empezó a dedicarse a traducir, surgió en ella el deseo de escribir. Quería ponerle palabras a su experiencia, al desvío (¿a la danza?) de traducir. Pronto tendría el libro terminado, si no fuera porque alguna poesía indiscreta se le escabullía al papel.
La primavera recién nacida lastimaba la ciudad.
Un sol tímido, tibio.
Cuando entró al bar, se detuvo para buscar alguna mesa aislada a la que le diera un poco de sol. No la encontró. Se ubicó en uno de los boxes. Miró a su alrededor. Tenía ganas de engañar, de crear la escena de alguien que va a encontrarse con otro. Desplegó los papeles sobre la mesa; con la mirada tocó al mozo.
_ ¿No va a esperar? – el mozo había creído en su representación.
_ La verdad es que no sé si van a venir o no, pero lo que sí sé, es que me muero de hambre.
_ Usted dirá...
_ ¿Me alcanzaría una carta, por favor ?
_ La tiene allí.
_ Disculpe – miró la carta - Quiero un lomito completo con tomate, lechuga, jamón y queso. ¡Ah ! Y una gaseosa ligth. Cualquiera.

Relajada, se puso a observar. Mientras lo hacía, tropezó con los ojos de un anciano que le extendía unos peines protegidos por un plástico.

_ Cómpreme... cómpreme los peines, cómpremelos - balbuceaba.
El ruego se le pegaba en el cuerpo.
_ No necesito peines – dijo con tristeza.
_ Por favor.

Recordó las palabras de una amiga: “No puedo dejar de ayudar a los viejos. A ellos les compro pero a los jóvenes no, porque pueden trabajar. Y a los chicos tampoco porque no sé para quién es ese dinero. Pero a los viejos ...“

_ ¿Cuánto valen?
_ Diez pesos.
_ Es demasiado. No necesito peines.
_ Estos peines no son comunes.

El viejo ya había pasado por todas las mesas. Algunos, abiertamente, se habían negado. Otros, desviaron la vista. Le miró las manos. (Tuvo la necesidad de hacer algo para que los arrojados del mundo pudieran sonreír). Compró. “Ni que tuviera una peluquería”, pensó mientras estudiaba los seis peines ordenados en un estuche.
Distraída, terminó de escribir el poema que había guardado desde hacía veinte años. El sol de la ventana la golpeó. Creyó ver en el cristal la imagen distorsionada de David.
¿Locura?

El aire le empezó a faltar, llamó al mozo, pagó.
Huyó.
Veredas, autos, pavimento, bocinas.
La tarde, llovizna de sol.

Se paró en el puesto de flores. Unas manos desnudas - recordó las que una hora atrás le habían impuesto los peines - le ofrecieron jazmines. Encandilada por el sol, sin mirar, preguntó:

_ ¿Por qué?
_ Porque sí. Vi como ayudabas al viejo y quise regalarte una flor. – contestó una voz que le pareció conocida.
IV

“There is only the fight to recover what has been lost
and found and lost again and again…“
T. S. Eliot

La traducción era inadecuada. Pero, ¿cómo pasar, trasladar de una lengua a otra la emoción, la idea del autor?. Había que intentarlo. Ese era su trabajo, el asunto al que se había dedicado desde su partida.
Invierno. Londres. Un refugio. Los días fríos, iluminados por un sol de cristal que danza - una de las frases que siempre recordaba de Margot – lo habían protegido de la desesperación.
Culpable de haber roto lo único que lo ligaba a la vida.
Después de la detención, no quiso, no pudo hablarle. Menos aún, verla. Nada que lo ligara a la Argentina. A la araña. A la extrañeza.

Miró por la ventana.

Nunca hubiera querido desertar de Buenos Aires. Magnífica. Violenta. Recordaba la desnudez de los árboles, el dolor de los jazmines.
Por las madrugadas, la tristeza de la bocina de los autos.
Las mañanas, un agujero.
Gritar. Eso quería.
Alucinado, creía ver a Margot en las calles húmedas. La mirada se le iba lejos. Londres, inmensa, compacta, era un escondrijo para cualquiera. Ella podría estar en algún lado, no lejos de allí. Las tardes solían arrojarle a la cara el perfume.

¿Delirio?
Las tardes. Un agujero.
Se veía. De afuera. Una película.
Las noches. Un agujero.
Los vientos fueron borrando la voz de Margot.
No sus frases.
No su piel.
Nunca su alegría, ondulación de las notas.
Ella era la danza extraña que él hubiera deseado traducir.
V

Lo miró apenas, agradeció, tomó el ramo, se fue.
Caminó el sueño de la noche anterior. “Avanzaba por calles soleadas cuando la nieve la cubrió hasta las rodillas. Anestesiada. Las calles, de golpe oscuras, indiferentes. Gritó ¡David!. Un viento vacío la despertó.”

Temblando de frío, abrió la puerta del departamento, tiró las cosas sobre la mesa, se tranquilizó, llenó con agua el florero redondo, que había traído de las vacaciones por el sur. Uno por uno, los jazmines nadaron en el agua. Lunas que danzan en un cielo transparente, pensó. En medio del ramo, el pequeño sol de cristal: una margarita.




Encendió la computadora.

Recordó los ojos del viejo. Danzaban tristeza. Recordó las manos. Las otras manos. Se dirigió hacia la ventana. Ya no llovía sol. Era la tarde la que llovía.
Volvió al poema, lo imprimió, releyó, sonó el teléfono, corrió para atender, equivocado. Salió a buscar a quien le regaló las flores, bajó con la cartera apretada contra el pecho, caminó, caminó, caminó, sintió que la seguían.

¿Locura?
El puesto de flores, cerrado. Volvió al bar, el mozo se asombró. El encargado de le entregó una nota, reconoció la letra.
“El deseo es la joya más difícil de hallar”.

David.

Barba apenas crecida, anteojos oscuros, sobretodo negro, largo. Reconoció primero las manos, las mismas manos que la rozaban en mordiscos de recuerdos. Después, la voz.
_ Estuve en Londres – lo oyó decir – No me animé a escribirte. No quería comprometerte.
David se sentó a su lado. Hablaron, recostados sobre las palabras, bebiendo de cada palabra.

Se gustaron.
Se devoraron.
La vida iba a ser goce.

Primer Premio Narrativa (2009) Concurso Nacional e Internacional Editorial Nuevo Ser

...................


Museo Sarmiento

 Verano en el Museo!



Esta abierta la inscripción a los cursos y talleres que comienzan en el mes de enero organizados por  la Asociación de Benefactores del Museo

Inscripción a través de la web:  https://museosarmiento.org/

Consultas: talleresycursosmhs@gmail.com

...................

                                     

Ministerio de cultura de Buenos Aires

 https://www.cultura.gob.ar

JUEVES 29 DE DICIEMBRE

Si conocés a alguien que quiera recibir información del Ministerio de Cultura de la Nación sobre convocatorias, agenda cultural y entrevistas invitalo a mandar la palabra CULTURA al 11 2643 8923 o a hacer click en el siguiente link https://wa.me/5491126438923?text=CULTURA y recibirá todo en su celular.



🇦🇷  INSTITUCIONALES

Ministerio de Cultura: medidas y acciones en 2022

Acciones para democratizar la Cultura, programas federales y la conquista de la prórroga por 50 años de los fondos específicos para las industrias culturales fueron algunos de los ejes de gestión para el año que termina.

https://1jmg.short.gy/gAWufl



📆  EFEMÉRIDES

100 años de "Veinte poemas para ser leídos en el tranvía"

En el mes del centenario de la publicación de su primer libro recordamos a Oliverio Girondo, el primer vanguardista de la poesía Argentina.

https://1jmg.short.gy/mdj9KH


 🏛️ PATRIMONIO CULTURAL

60 proyectos seleccionados de "Activar Patrimonio"

El objetivo de estas becas es propiciar el desarrollo de proyectos que amplíen la visibilidad y el acceso al patrimonio cultural de dichas instituciones mediante trabajos que pongan en valor sus fondos y colecciones.

https://1jmg.short.gy/Rwx3Qv


🎥  CINE

El cine y la ciencia al servicio de la Memoria y la Justicia

Con funciones en el Centro Cultural de la Ciencia y el Centro Cultural Kirchner, se presentó en la ciudad de Buenos Aires “Maelström 2001”, un documental sobre la reconstrucción de la protesta social del 20 de diciembre de 2001 que realizó el físico Rodolfo Pregliasco para el juicio oral y público que condenó la represión policial.

https://1jmg.short.gy/LNTLoV


Nuevo programa de estreno para documentales digitales

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) anuncia la implementación del Programa de Estreno de Documentales Digitales, con el objetivo de fomentar y difundir este tipo de películas.

https://1jmg.short.gy/xW4lZa

.................



Cine: Con amor y furia

 



Presenta:

CON AMOR Y FURIAAvec amour et acharnementUn film de Claire Denis 

ESTRENO EN CINES: 12 DE ENERO

  

Con Amor y Furia Trailer subs Español
Trailer de la película
P R E M I O S   Y   F E S T I V A L E SFestival Internacional de Cine de Berlín - BerlinaleGANADORA: MEJOR DIRECTORA CLAIRE DENISNOMINADA: MEJOR PELÍCULA 
S I N O P S I S  
 Casi diez años después de dejar a su pareja por su actual marido,Sara perderá el control de su vida por la reaparición de su ex.Un retrato sensual y provocador de un triángulo amoroso.  
E L E N C O  Juliette Binoche, Vincent Lindon, Grégoire Colin, Bulle Ogier, Mati Diop,Issa Perica, Hana Magimel. 
 F I C H A    T É C N I C A Directora: Claire DenisGuionistas: Christine Angot, Claire DenisProductor: Olivier DelboscMúsica: TindersticksFotografía: Eric GautierMontaje: Sandie Bompar, Emmanuelle PencaletD A T O S   T É C N I C O STítulo original: Avec amour et acharnementaka Año: 2022Duración: 116 min.País: Francia     N O T A S   D E   L A   D I R E C T O R A"Una película es como una casa. Cuando construí esta no necesité añadir más habitaciones para hacerla habitable. La textura de los personajes no reside en sus biografías. Reside en el presente. Su presente es fugaz -unos días en París en invierno- y basta para desencadenar la tormenta de sentimientos que los dejará desolados. Por eso hay pocas escenas exteriores. Su interioridad hace las veces de una exterioridad un poco misteriosa. Son como extraterrestres teletransportados fuera de sus hábitos".Claire Denis 
D I J O   L A   P R E N S A "La vieja llama nunca muere en un triángulo amoroso en el que la veterana directora aplica su elegancia habitual. Binoche está maravillosa en un rol que hace un marcado uso de su atractivo elusivo y melancólico".Guy Lodge - Variety         "Un melodrama inteligente, atmosférico, soberbiamente interpretado. Su íntima intensidad es casi dolorosa de presenciar, gracias a Binoche y a sus magnéticos co-protagonistas".David Rooney - The Hollywood Reporter    "Un drama incendiario sobre el peligro de las viejas llamas. Denis crea crea una película contenida, a contracorriente, que es tan volátil e indomablecomo un infierno". David Ehrlich - IndieWire    "Espinosa y descaradamente sexy, 'Amor y furia', de Claire Denis,cala hondo". Justin Chang - Los Angeles Times  
 
 Web Oficial:www.cdifilms.com.arRedes Sociales:IG@cdifilmsFacebook: CDI Films
..............

Concurso de la Biblioteca José F González



 Estimados autores, desde la Biblioteca Municipal les queremos enviar un fuerte abrazo de fin de año y les deseamos que tengan un gran 2023 en paz y armonía.

Aprovechamos también para enviarles un concurso literario "La novela del verano" organizado por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, junto a la editorial independiente El Gran Pez para que puedan compartirlo con socios y amigos.

Un cariño grande!

María del Carmen

Juan Ignacio

Lucila

El Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, junto a la editorial independiente El Gran Pez de la ciudad de Mar Del Plata, convocan a participar del premio que otorga 100.000 pesos en concepto de adelanto de derechos de autor y la publicación de la obra ganadora como parte de la colección La Novela del Verano. El cierre de inscripción será el 21 de marzo de 2023.

El concurso literario La Novela del Verano, se lanza por primera vez y se realizará de manera anual con el objetivo de encontrar cada temporada una novela ideal para leer en verano: en la playa, en la sierra, a orillas del río o en el centro mismo de la ciudad. El certámen es acompañado por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires y organizado por la editorial independiente marplatense El Gran Pez. El premio consistirá en la publicación de la novela y 100.000 pesos en concepto de adelanto de derechos de autor.

Del concurso pueden participar personas mayores de 18 años, de cualquier nacionalidad y con la cantidad de obras que deseen, escritas en idioma español, mientras sean originales e inéditas, exclusivamente de su autoría y sin derechos comprometidos con otra editorial.

La convocatoria permanecerá abierta hasta el 21 de marzo, las obras finalistas serán anunciadas durante la Feria Invierno (Mar del Plata) en junio,  y la novela ganadora se conocerá el 31 de julio de 2023. 

El jurado está compuesto por la escritora Marina Yuszczuk; el autor y miembro de la Unidad Básica de Experimentación Editorial del Centro de Arte de la Universidad Nacional de La Plata, Carlos Ríos; y el escritor y Doctor en Artes, Andrés Gallina. 

Facundo Abalo, a cargo del programa de Asistencia a Librerías y Editoriales Independientes , bajo la órbita de la Subsecretaría de Industrias Creativas e Innovación Cultural, explica que el trabajo conjunto y coorganizado: “Impulsa el fortalecimiento del sector editorial en todas las regiones de la provincia de Buenos Aires, fomentando así una política con espíritu autogestivo y diversidad bibliográfica que comprende diferentes iniciativas”.

El programa del Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires incluye la asistencia y acompañamiento a las ferias del libro ya existentes en la provincia de Buenos Aires, con talleres, charlas de escritores y escritoras, capacitaciones en diseño, edición, ilustración, y espectáculos vinculados a la promoción de la lectura. Además se trabaja en la creación de otras ferias del libro en las regiones que no contaban con iniciativas de este tipo.

Para inscribirse:

Quienes deseen participar, deberán enviar dos archivos al correo electrónico lanoveladelverano@gmail.com con un archivo  que contenga la obra firmada con seudónimo, con una extensión mínima de 200 páginas, configuradas en cuerpo 12, interlineado 2. Los archivos de texto admisibles serán: .doc, .docx, y .rtf.

El otro, con los siguientes datos: seudónimo, nombre y apellido, teléfono de contacto y dirección postal. La autora o autor puede elegir que la obra sea publicada bajo el nombre propio o bajo el mismo seudónimo con que se presentó a concurso. En este último caso deberá aclararlo en este archivo con la leyenda: “En caso de que esta novela resulte premiada, será publicada bajo seudónimo”.

Fotos Ilustrativas

Foto 1: https://drive.google.com/file/d/1UIeq8eQibtxXsusA9z9UMr0WiW6IS2Iy/view?usp=sharing 

Foto 2: https://drive.google.com/file/d/1towW5ieP9jMMIHpCr-KzjCvGsSrpcLip/view?usp=sharing 

Biblioteca Municipal José Froilán González
Lavalle 3281, Villa Martelli
Horario de verano a partir de enero: lunes a viernes de 14 a 20 hs.
...........




Escritor invitado: Alberto Kloster

 Algunos comentarios y datos sobre Tarzán, el rey de los monos, junto a pintorescas curiosidades de su publicación en la República Argentina...