martes, 22 de diciembre de 2015

UN CICLO MAS...y MUY IMPORTANTE

Cuando era muy chica, decía que iba a ser maestra. En aquellas épocas ser maestra era el pensamiento de la mayoría de las “nenas” . Ya entrada a la adolescencia, comencé a escribir mis primeros poemas, que para mí eran geniales, y supe que esa era uno de mis sueños: algún día poder tener un libro donde apareciera mi nombre. Aquel libro que releí tantas veces, "Mujercitas", me llevaba a querer parecerme a Josephine March.  Un sueño. Sueño que, parecía tan imposible como el de ser la cara visible de un noticiero o de un programa de tele un poco más adelante. Mis estudios de inglés empezaron a los ocho años, Siempre supe que eran el “adicional” de otra cosa importante que iba a ser. Recibida en la escuela secundaria como Perito Mercantil, jamás trabajé de eso, sino como secretaria y terminé mi labor en oficinas cuando nació mi hijo mayor, como secretaria bilingüe. No había dejado de lado la escritura, pero guardadita en un cajón, ahí, esperando que alguien la descubra.




Pasaron los años, di clases durante más de veinte y aún lo hago. Escribí mi primer libro y lo edité en 2012, el segundo en 2013 y el tercero este año 2015. Editamos con mi amigo Alfredo, una revista digital en 2013, y seguimos en  marcha,con pocos conocimientos  del periodismo pero con muchas ganas, de hacer, sobre todo, y de dar a conocer nuestro trabajo y  el de muchos valores desconocidos. No  me conformé con eso y logré entrevistas a algunos  famosos. Para mi fue una hermosa experiencia,.pero sigo engrosando mi lista de personas a quienes quiero tener entre mis “entrevistados”. Nunca se sabe si lo lograré, al menos la lista existe y tal vez algún día lo logre.

Recuerdos fin de curso
Pero aún así,no sentía que había cumplido alguno  de mis múltiples sueños de adolescencia. En el mes de marzo me anoté para cursar la Tecnicatura en Periodismo y Locución. Jamás pensé que me sería tan difícil, retornar a la época de sentarme a estudiar, de memorizar definiciones, y hacer trabajos prácticos. Aún así, no bajé los brazos. Mis notas fueron muy buenas, la dedicación mucha y la responsabilidad mayor. No podía pasar un papelón sacando notas bajas a esta altura…





El pasado 19 de diciembre, luego de haber aprobado los parciales con muy buenas calificaciones, rendí el final, aprobé el final y terminé con una sonrisa.
Ahora, solamente queda esperar la entrega del tan ansiado Diploma y las credenciales que me acreditan como Prensa.

No sé qué me deparará el destino el próximo año. No soy una mujer de abandonar facilmente. Además de haber hecho siempre algún que otro curso de inglés, de jardinería, de  pintura artística, de muñecos de tela y de fotografía, quien sabe en qué otro emprendimiento educativo terminaré el año.

Por ahora, festejo mis logros, que no son pocos. 
Por ahora, digo que a pesar de mi edad me quedan fuerzas para seguir haciendo cosas. Muchos más jóvenes que yo, ya no tienen ganas de seguir estudiando, de seguir emprendiendo. Yo n o. Tengo muchos defectos, pero la virtud más grande es la constancia. Voy por más, y como soy agradecida, abrazo a quienes apostaron por mí, ellos saben quienes son.




¡Gracias!

Silvia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Escritora invitada: Patricia Golan

  Gallito ciego                                                      Me animo y entro. Le hago frente a la oscuridad y al olor a aserr...