viernes, 5 de octubre de 2018

Cuento: El regreso


Resultado de imagen para parejas reencontrandose

Salió de casa temprano. Sabía que ese lunes no iba a ser fácil. Eligió cuidadosamente la ropa  que se pondría, ya el domingo por la noche. Ella sabía que todo detalle era importante.

Se miró una y otra vez al espejo, repasó el peinado, corrigió su blusa y se dio media vuelta para controlar el largo de su falda.

No le gustaba llamar la atención, menos aún cuando era su primer día de trabajo.

Las expectativas crecían a medida que el colectivo se acercaba a la dirección que le dieron en la última entrevista.

-          "Presentate directamente acá, a las ocho y preguntá por el licenciado Fernández Huergo, el va a ser quien te indique donde estará tu oficina y te presentará a quienes trabajarán con vos. Suerte y nos vemos en unos días."

Eso le había dicho el empleado de recursos humanos, luego de varias entrevistas, que no dejaron ninguna duda que ella era la indicada para el puesto.

Cuando llegó a la puerta del edificio y entró por el pasillo, una emoción extraña la inundó. Como si un recuerdo volviera a su mente.
Subió los tres pisos y abrió la puerta de la oficina. La recepcionista la saludó afectuosamente y la llevó frente a Fernández Huergo.

El le indicó su office, cuáles eran sus tareas y le sugirió que tomara su hora de almuerzo alrededor de las 13 ya que había menos trabajo por hacer.

La mañana estuvo tranquila, resolvió eficientemente lo encomendado y solo consultó un par de cosas meramente organizativas. Vio que faltaban quince minutos para las 13. Preparó su cartera, se puso el saco y se levantó.

Detrás de la mampara gris, al lado de la ventana, un hombre alto y delgado, morocho, de ojos verdes como el mar, la miró fijo. Su corazón se le escapaba del pecho. Un año había pasado, un viaje sin regreso, una despedida dolorosa, un sueño que parecía nunca realizarse.

-         " ¿Almorzás comigo, diosa? Volví…estoy acá …Cuando vi tu nombre en la solicitud no podía creerlo, pero si, sos vos."

El tiempo parecía no haber pasado, las miradas eran las mismas, las palabras también. Retomar una historia no estaba en sus planes, pero, no hay nada mejor que las sorpresas…

©Silvia Vázquez
.................................................


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Corredor histórico en San Martín

 .............