viernes, 19 de abril de 2024

Concurso Vieja esquina de tango- Premios

 Publicamos los trabajos ganadores del concurso Vieja esquina de Tango: 





PRIMER PREMIO

Raúl D´Alessandro (Mar del Plata)      




Confesión


Calle doblada en dos como una opción a la fuga,

sos amparo de garúa, camuflaje de garito,

con la foto Carlitos resaltando la fachada,

y tus baldosas gastadas del taconear compadrón.

En vos esperé el perdón de la que nunca llegó,

pero vuelvo, que se yo... a caminar tu vereda

donde tu toldo me hospeda por si la viera pasar.

Viene en tangos tarareando con un fantasma pasado

y yo, me veo a su lado como nunca pudo ser.

Por eso debes saber, vieja esquina compañera,

que mientras dure mi espera irás del brazo conmigo,


estaré con los amigos, en la mesa del destino

compartiendo el manso vino que me habilita este sueño.

Yo soy nacido porteño, tengo alma de bandoneón,

y es mi humilde condición ser varón de estampa firme,

por eso no quiero irme taconeando hacia la muerte

sin confesarme en tu esquina ante el altar de mi suerte.

    

SEGUNDO PREMIO

Norberto R. Calul   (Wilde)                     


Vieja esquina


La esquina, donde paraban viejos tangueros del barrio,

tenía un bar sospechoso, que regenteaba Genaro,

un lugar que, algunas noches, por los naipes o los dados,

se ponía interesante, con fondo de dos por cuatro.


Minas, decían, no había, sin embargo, cada tanto,

se armaba alguna milonga, donde iba hasta el comisario,

así que “chito la boca”, nada de andar rezongando,

esas cosas no pasaban, sólo era chisme barato.


Los que la sabían lunga, decían que allí, en un cuarto,

había un violín, un fuelle y un inmenso contrabajo

que pelaban, esas noches, tres asiduos parroquianos

y a cambio de algunas copas, emborrachaban con tangos.


El buzón, justo en el frente, se lo vendieron a un ñato

en un precio razonable, en efectivo, en un pago,

para escribirle a la “mamma” sin poner un solo mango

y de donde lo rajaron, después de dos castañazos.


Vieja esquina de hace tiempo, la del sagrado santuario

que supo de malandrines, pelandrunes y de guapos

embebidos en ginebra, con negro olor a tabaco,

estás viajando en el tiempo entre compases de tango.


TERCER PREMIO

Juan C. Pirali    (Dolores)                        Obra: Esquina sin ochava 


Esquina sin ochava



No es tan sólo dominio del porteño

la defensa del ritmo ciudadano.

Cada pueblo aprisiona con orgullo,

un bastión musical con voz de tango.

Caserón con los pisos de ladrillos

habitado por duendes del pasado,

con paredes que acercan los recuerdos

de Pugliese, “Pichuco” y de Canaro.

Un salón con sonidos musicales;

más de un siglo de honra al dos por cuatro.

Un paisaje tanguero que perdura

con sensibles acordes de teclados.

Una luz mortecina puerta adentro;

un farol en la calle columpiando,

y la imagen prendida en la memoria

de compases de fuelles y de pianos.

Con el “funyi”, el charol y la gomina,

se “piantó” para siempre el empedrado,

y al archivo se fueron las historias

de las minas valientes y los guapos.


Mutaciones de estilos y costumbres;

pero siempre un sentir sigue amarrado.

En el ritmo sonoro de la orquesta

se memoran las glorias del fandango.

A la pálida y rústica fachada

almanaques del tiempo la cambiaron,

y un cartel luminoso con su brillo

se adueñó con el paso de los años.

El local de la esquina sin ochava

guarda ecos de roncos contrabajos,

y los grillos sonoros de violines

enaltecen la música del tango.


MENCION DE HONOR

Guillermo Santos Ledri  (Entre Ríos)      


Donde vive el Tango



En esta esquina donde vive el Tango,

tiene la noche su rincón bohemio,

y es donde la nostalgia anda de ronda

en las voces antiguas del recuerdo.

Un farol centinela hecho de luna 

ilumina el perfil de su fachada, 

mientras, sobre el portal, venciendo olvidos,

El Eterno Zorzal luce su estampa.

En el mágico atril del escenario

conviven bandoneones y guitarras,

los que juntos a pianos y a violines

invitan a un cantor jugarse el alma.

Bailarines elásticos dibujan

con maestría los cortes y quebradas 

y en el cuatro por cuatro de ese ritmo

imponen en la pista su elegancia.

¡Qué encuentro de pasiones que provoca 

verlos bailar con devoción el Tango,

si hasta la piel del aire se estremece

cuando les brindan efusivo aplauso!

Aquí vienen poetas taciturnos

a buscar compañía entre los vinos

o a escribir un poema melancólico

con despojos de amores que han tenido.

Por eso es que esta ochava es un refugio

de duendes, de bohemias y de artistas,

donde muestra El Zorzal su galanura

con su funyi habitual y su sonrisa.


Jurados

Carmen Patricia Golan  (C.A.B.A)

Niza Todaro (Montevideo, Uruguay)

Liliana Spaltro  (San Andrés, Buenos Aires)


Agradecemos 

* A todos los participantes y esperamos contar con sus obras en próximas convocatorias.

* A los jurados que gentilmente aportaron sus conocimientos y tiempo para esta elección.

* A los artistas plásticos José Luis Marconetti y Ana Laise por permitirnos exponer sus obras y la de sus alumnas.

El acto de entrega de premios fue realizado el pasado 13 de abril en el Salón Victoria Pueyrredón de la Municipalidad de Gral. San Martín, Buenos Aires, espacio cedido por San Martín Cultura.


FELICITAMOS A TODOS LOS PREMIADOS Y AGRADECEMOS A QUIENES PARTICIPARON.












Nos sentimos orgullosos de aportar nuestro granito de arena a la cultura, esta vez en el marco de un tema tan preciado para nosotros los argentinos y uruguayos, el tango.


Ganador Tercer premio
Norberto Calul

Organizadores y jurados

Sergio García leyendo los premiados




1er. PREMIO


Alumnos de Ana Laise

Gracias a todos!




Silvia Vázquez /Sergio García

lasmusasdespiertas.blogspot.com /labohemia_poesia



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Presentación de libro "Recetas para ser contadas"

Biblioteca Municipal José F González los invita especialmente a la presentación del libro "Recetas para ser contadas" de Bárbara I...