viernes, 16 de septiembre de 2022

Rinconcito filatélico - Parte 3

" Sellos Argentinos"




A la emisión de Corrientes siguieron, en orden cronológico, los sellos
de Confederación Argentina, cuyo gobierno residía en  la  ciudad  de  -
Paraná, que aparecieron en 1858, los de Bs.As. ilustrados con un barco
de vapor (los "barquitos") emitidos con un barco de vapor (los "barqui-
tos ); los de la Provincia de Córdoba cuyo cinco centavos de color azul
con parte del escudo provincial en su viñeta, vio  la luz en octubre de 
1858, y por último los de la República Argentina: tres valores (5, 10, 15
 centavos) vendidos a partir de 11 de enero de 1862. 

El periodo denominado " clásico" de la filatelia argentina concluye con
la emisión de los "Rivadavia" de 1864 que llevaban la efigie del prócer
y fueron impresos con variantes y tonalidades diversas has 1872.

ALGUNAS EMISIONES INTERESANTES

Veamos en rápida síntesis algunos sellos argentinos que conviene tener
presentes. Casi todos los próceres han aparecido en nuestros sellos de
correo.Rivadavia, Belgrano y San Martín, son los que han sido impresos
en mayor número de oportunidades. La primera emisión conmemorativa
(es decir, dedicada a un aniversario en forma específica) es la del 12 de 
Octubre de 1892, con motivo del  " IV Centenario del descubrimiento de
América " ilustrada con las tres carabelas de Colón. 

Las riquezas nacionales, los principales motivos de atracción turística o 
hermosos paisajes pueden verse también en las estampillas argentinas; 
trigo, ganadería,vitivinicultura, petróleo, ganado lanar y caballar, entre los 
primeros; las Cataratas del Iguazú, Quebrada de Humahuaca,  Nahuel Huapí,  
Puente  del Inca, el Fitz Roy, entre los paisajes naturales, son otros  tantos  mo-
tivos de interés.
  

Leonor Pires.

.......................




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Escritora invitada: Patricia Golan

  Gallito ciego                                                      Me animo y entro. Le hago frente a la oscuridad y al olor a aserr...