viernes, 8 de junio de 2018

Junio, mes de festejos y celebraciones


Este mes de junio, hay muchas fechas que recordar.

* El nacimiento del escritor argentino Jorge Luis Borges, quien alguna  vez dijo “Maestro no soy de nadie” y “Yo no concibo una sola página escrita sin emoción” . Es inimaginable la cantidad de libros que el autor ha leído, ya desde muy pequeño. En resumen, un buen escritor es ante todo, un buen lector. El vocabulario se adquiere con la lectura, variada o  selectiva, pero es indudable que ayuda y mucho al momento de escribir.

 * El 1, nacía Macedonio Fernández, pensador y escritor argentino.

 * Nace en Rojas el 2, Ernesto Sábato

*  El nacimiento del gran escritor Federico García Lorca, el 5.

Se celebra el 7 de junio  el día del periodista, establecido en el año 1938,en memoria de Mariano Moreno, fundador de la “Gaceta de Buenos Aires”

*El Día del Padre, no solo en Argentina sino también el algunos otros países , el tercer domingo del mes.

El 20 ,la conmemoración del paso a la inmortalidad del General Manuel Belgrano, creador de nuestra bandera nacional, ícono que nos acompaña desde 1812.

El 13 de junio el Día del escritor en memoria del nacimiento de Leopoldo Lugones, por lo cual es el “Día del escritor”.

En 1900, el día 11 nacía Leopoldo Marechal

Esto solamente en el ámbito literario. Junio también festeja el día del bombero, el 2; el día de la Cruz Roja el 10; y el día 10 de junio ,  Día de la Reafirmación de los Derechos Argentinos sobre las Islas Malvinas, Islas del Atlántico Sur y Sector Antártico.

Los escritores, esos creadores de personajes e historias, que recrean situaciones propias o que apropian de otros, le deben su día de festejo a Leopoldo Lugones, quien tuvo una vida especialmente trágica, no solamente él sino sus descendientes. El 18 de febrero de 1938 se quitó la vida en un recreo del Delta de San Fernando,al ingerir cianuro de potasio con whisky.

Sus descendientes no han escapado a este signo trágico. Su hijo Leopoldo Lugones, comunmente llamado “Polo”, se suicidó en 1971. Su nieta, Susana “Piri” Lugones, fue detenida y desaparecida en diciembre de 1978 por el terrorismo de Estado que impuso la última dictadura cívica-militar desde 1976 hasta 1983. Tuvo otra nieta, Carmen, a quien llamaba Babú. Uno de los hijos de Pirí, Alejandro, se suicidó, al igual que su bisabuelo, en Tigre. Esto conforma un destino familiar trágico, curiosamente muy parecido al de la estirpe de Horacio Quiroga, amigo y admirador de Leopoldo Lugones.

Al prologar un libro sobre Almafuerte, en 1962, Borges escribía:” El poeta argentino es un artesano o, si se prefiere, un artífice; su labor corresponde a una decisión, no a una necesidad”. Almafuerte, en cambio, fue orgánico, como lo fue Sarmiento, como muy pocas veces lo fue Lugones. Estas muy pocas veces fueron las brechas por las que al fin todo lo reprimido irrumpió en la vida de un hombre de 64 años. 
A 12 años de haber conocido a la joven Emilia, Lugones bebe su cicuta solo, en “El Tropezón”, y establece su enigma.

¡Feliz día a quienes derraman letras e hilvanan palabras( como dijo un poeta lunfardo)!

Escritores, periodistas, similares profesiones.


©Silvia Vázquez




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario