viernes, 15 de junio de 2018

“El teatro es mi primer amor”



Juan Carlos Gatto nació en Montevideo pero tiene nacionalidad argentina y europea ( por sus abuelos). Es actualmente  Coordinador de Sedes Culturales en la Municipalidad de Tres de Febrero  y asesor de cultura y educación en el H.C.Deliberante , también en Tres de Febrero.
Es Docente jubilado (Preceptor-Profesor-Catequista-Maestro) del Instituto Nuestra Señora de la Merced - Caseros
Estudió  Teatro en el  Teatro Comedia y Electrónica en la Universidad del trabajo, Uruguay.
Administró la Escuela de Teatro y Comedia Musical - Centro Cultural Juana Azurduy, Escuela De Teatro y Comedia Musical "Juana Azurduy desde 1996 hasta 2002- Coordinando cerca de 30 talleres.
Trabajó en cine, en ENERC" - Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (2007), en radio: REINA DEL CIELO. Como Director de programación  y en el primer programa de la parroquia del Colegio Ntra Sra de la Merced, de Caseros.
Fue director teatral y ha sido instruído en esgrima por el profesor Goliardi, en Uruguay.
Estudió expresión corporal con Elena Cruz y Fernando Siro, y foniatría con Esteban Mellino. Todos grandes de la escena.

Una vida es una obra de teatro que no permite ensayos...
por eso, canta, ríe, baila, ama y vive intensamente cada momento de tu vida...
... antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos.
(Charles Chaplin)

¿Esta frase, qué significa en su vida artística?

Esa frase es todo. La descubrí a los 20 años. La tomé como una forma de vida. SI uno no se permite las cosas, el hoy, cierra los ojos y chau. Esa frase la uso como frase de cabecera. Baila, canta, ríe ama y vive intensamente, antes de que baje el telón. Ahora no estoy dando clases de teatro ,pero la digo siempre.Me jubilé en 2016. En 201 cuando tomé el cargo en la Municipalidad, me dediqué a esto y no a mi profesión. La cultura está en todo pero aproveché y pasé la posta a mi hijo.

¿Cómo se encara hoy la actividad teatral dentro del Municipio?

Bien, justamente en la última obra que estuve actuando y dirigiendo fue en 2009.Ahora  me tocó estar en una obra yo, de vuelta, para los Torneos Bonaerenses y fue volver al primer amor.

¿Cuánta gente integra el elenco municipal?

Son alrededor de 10-12 personas. Pero en esta obra somos 3 actores, y el director y asistente de dirección. La obra es “Informe sobre ciegos” un extracto sacado de un libro de Ernesto Sábato.

¿Cuál es la obra de teatro que recuerda con más cariño, de las que ha leído?

Actuado, hay una que hice en el ´79/´80 más o menos, que era una obra de Esteban Mellino “Loco”, que es la vida de un adolescente que se vuelve adulto y va explicando toda su vida, que nunca le dejaron hacer nada, siempre le ponían trabas desde la escuela, los padres, el terapeuta. Cuando llega a su adolescencia descubre lo que quería ser: él. Es la que más me gustó y más me sentí identificado.

¿ Quién o quienes son sus autores favoritos?

El Sr Horacio Callegari, eso en lo que es a nivel local. Internacional, Shakespeare, la lecturas italianas, películas italianas, y acá, quienes fueron profesorer mios: Dragún, Gorostiza, más o menos andamos en esa edad, algunos ya no están. Lo que es teatro argentino me gusta mucho y por ser uruguayo Florencio Sanchez.; he hecho obras de él también, y trabajé mucho tiempo con quienes escribían los libretos de Hiperhumor, los uruguayos. Una de mis materias pendientes es escribir guiones y cantar.Todavía no me animo. Para el año próximo hacer un ensayo sobre José Ingenieros, para la Feria del Libro, así que estoy viendo, ya que manejo literatura pero no tengo las herramientas para escribir.

¿Qué frase les dice a sus alumnos la primera vez que van a una clase?

Tengo un cliché con eso. Todos somos actores. En la misma forma en que uno actúa con su pareja, con su familia, en el trabajo, con un amigo íntimo, en cada momento de esos, sacamos un personaje diferente, el que ama, el que odia, el que tiene celos, envidias, que todos lo tenemos. Al no saber de esta profesión, no sabemos de estos personajes, entonces a veces somos agresivos, a veces somos impulsivos, pero cuando sabemos de la profesión, y  podemos controlar ese personaje, es como cualquier personaje de una obra que no nos domine a nosotros sino que sea al revés.  Yo siempre cuento la historia de un profesor mío, que luego hizo “El loro Calabrés”, Pepe Soriano, que hizo de Rosas y estuvo dos años internado en el Borda. Llegó un momento en que se sentía el personaje. Hace poco lo encontré acá en Paramount, me reconoció con sus 91 años, pero si, pasó eso.

¿Cómo se define Juan Carlos Gatto?

Como un trabajador de la cultura que ama mucho el teatro. Cuando me casé le dije a mi señora: “mi primer amor es el teatro, después vos”.Para que le quedara claro. Amo mucho lo que es mi profesión. La estudié de grande porque yo vengo a vivir a Argentina con 22 años en el año 1978, después del mundial, estaba con problemas de persecusión en Uruguay, por la dictadura y vengo acá y mi primo que hacía teatro con Fernando Siro y Elena Cruz, me lleva a una clase, y me dice que tiene un par de pibas para salir. Fui a esperarlo al teatro y ahí  me pico el bichito. Ahí empecé a estudiar teatro. Hasta ahora llevo casi 40 años de teatro.

¿Ha hecho teatro experimental?

Sí, sí sí.

¿Piensa que la escenografía como las utilizadas en la época de oro del teatro, es esencial en una  obra?

Hay distintas técnicas, pensamientos y corrientes. Está el actor que hace todo un conjunto de escenografía, vestuario y actuación, hay otros que les gusta estar solos arriba del escenario y que la gente imagine, y hay otra corriente que es la de ir armando la escenografía con el público. A mí me gusta que sea todo un conjunto; escenografía, luces, vestuario. Son los tips del actor para poder mostrar y que la gente se sienta dentro de la obra. Ahora se usa muy poca escenografía para no trasladar. Hay mucha escenografía virtual, mucho banner. La obra que hice en 2009, que era la historia de Miguel de Molina, como pasaba por diferentes estadios de su vida, la escenografía estaba colgada y se desplegaba. Me gusta lo palpable, pero bueno…

¿Qué obra le gustaría dirigir que no haya dirigido?

Hay una comedia musical que me gusta mucho y es “Mamma mía”. Me gustaría incursionar en eso. Nunca hice musicales. Mi hijo sí.

¿Dirigió elencos infantiles?

Lo único que hice para chicos, lo llevaba por los colegios con el elenco que tenía en ese momento, era “Pedro y el lobo”, una orquesta sinfónica donde cada instrumento representa a un personaje: Pedro son las cuerdas, el lobo es el oboe, y se le enseña a los chicos lo que es una orquesta y por qué suena así.

¿Está preparando alguna obra para presentar en breve?

No, lo único que estamos haciendo con el director Pino Siano es “Informe sobre ciegos”, para los bonaerenses. Hicimos la etapa local, que ya asamos; el 4 de julio vamos a la provincial a Hurlingham y luego a Mar del Plata. La idea es traer la medalla de oro.

¿Por qué estudió esgrima?

El esgrima es uno de los deportes  más completos para el actor.Tanto en el Teatro Nacional (que ya no es más El Nacional, sino el Metropolitano), como en  el Municipal, se enseñó. Acá y en Uruguay.Es la postura del actor y lo que más presencia da al pararse, la presencia, la respiración, conocer cada músculo del cuerpo. Si uno no conoce cuál es el talón de Aquiles no sabe representar el día de mañana alguien que tanga un problema. Lo mismo que yo les digo a mis alumnos: cuando hay que hacer un homosexual, un loco o un preso, hay que ir, estudiar y  meterse. En el año 1982/83 hice una obra en el Teatro del Centro, que es circular, que se ve de todos lados, “Proceso interior” que era una obra que había escrito Roberto Ledo para Francella, y como yo había estado viviendo con él en un departamento (tenemos la misma edad, 62 años), participé de esa obra. Eramos tres actores, un guardiacárcel, un tipo de barrio (Guillermo) y un homosexual. Era un judío que tenía un negocio en Once . El guardia estaba continuamente haciendo “ bullying” (burla en ese entonces) a ambos, por homosexual y por judío,. Francella queda preso porque había convencido de llevar a la novia a la cancha (Racing, por supuesto) y ella estaba con minifalda, por lo cual el de atrás se sobrepasó y lo golpea, se cae, y queda preso por eso: deformación de rostro. Yo, que era un judío homosexual, preso porque un socio me hace un desfalco con unos cheques y caigo preso porque el local estaba a nombre mío. Por la necesidad, de no tener a su novia cerca, Guillermo me usa a mí, y yo me enamoro de él. Fueron 6 meses de hacer nuestro primer desnudo, terapia incluída, ya que hasta nos bañábamos juntos en escena.

Llega un chico que quiere estudiar teatro, pero no está muy seguro, ¿cómo lo convencería?

Muchos vienen y preguntan si pueden ver una clase. Les digo que no, porque no es lo mismo estar dentro de la clase que mirarla de afuera. De afuera vemos y decimos “qué estúpido lo que están haciendo” . Si estamos adentro somos un estúpido más. Tiene que  participar.

Si no sabe actuar no importa…

Todos sabemos actuar. Fernando Siro en una clase me dijo que pusiera cara de “mataste a tu vieja”. Yo ni siquiera había empezado, imagínate. Yo siempre fui el “gordito bobo a quien le pegaban todos en la primaria”, no tengo rostro para eso. “Pensalo y después me decís”. Siguió con otros alumnos y al rato volvió y me dijo “Y, pensaste?”. “No”.  Volvió otra vez, y  dijo “Te hago un ejercicio: ¿Alguna vez fuiste al Tigre?, bien , ¿alguna vez te jodió un mosquito?” “Sí, claro”. “Y¿ qué te dieron ganas de hacer?” “ Matarlo”. “Bueno, eso es lo que quiero que pongas. Lo tenemos adentro.

¿Sirve el teatro para descargar emociones?


Si, claro. Siempre digo que el teatro es terapéutico, no es terapia . Yo daba clases de teatro en el Municipio y vino una alumna mía de La Merced y el ejercicio que le di fue, con un globo, inflar y contarle al globo, que es nuestro amigo y jamás nos va a defraudar, contarle nuestro peor secreto. Luego podemos compartirlo, romperlo o llevarlo. Esta chica rompe en llanto muy mal, me acerqué y  le pregunté si necesitaba ayuda, me dijo que no, y se ve angustiada. A la semana siguiente viene la madre y me dice “¿Qué le hiciste a mi hija?” Se sentó a hablar conmigo porque me conocía y vuelve a decirme “¿Qué le hiciste a mi hija por el cambio que tuvo?”. Desde los 9 años la hija no lloraba, desde que su padre había abandonado a la madre. Para no verla sufrir a la madre, hasta los 16 años que rompió en llanto en ese momento. Eso se lo contó al globo, de ahí en más, cuando sus parejas de adolescencia le duraban 2 ó tres días o una semana, ella se estableció emocionalmente.

¿A cualquier edad se puede empezar teatro?

Una señora me llamó un día, ahora tiene 82 años, y quería aprender pero no quería subir al escenario ni hacer ninguna obra de teatro. “Bueno, no subas, no la hagas”. Estaba en un grupo de adolescentes, junto a mi hijo. Se entusiasmó porque había quedado viuda hacía 3 años, y depresiva en su casa. No quería salir, y en dos meses de teatro estudió computación, aprendió a usar un celular, se cambió su look, iba con nosotros a los cumpleaños, fuimos a a sus 80 años, conocío su casa de Necochea, y el día que había que actuar por primera vez, dijo que no. Se le acerca mi hijo y le dice “Vos contá tu experiencia”. Subió , contó su experiencia en el teatro e incentivó a un montón de gente. Dijo que el teatro le cambió la vida. Luego aprendió a reírse, a insultar, y todo lo que hacía el resto.


Sigue la obra, sigue la vida y Juan Carlos sigue con su primer amor, el que jamás se olvida, el que nos deja en el corazón la marca indeleble. Seguramente pronto lo veremos disfrutando nuevamente ahí arriba,, dando lo mejor de sí, como siempre.



©Silvia Vázquez


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Escritora invitada: Leonor Pires

     9 de MAYO, DÍA INTERNACIONAL DE LAS AVES Se celebra el 9 de Mayo por iniciativa de "Birdlife International", una red de D N G...