viernes, 28 de septiembre de 2018

Oficios y profesiones que llevan años II. Hoy: Optica Monteagudo

            

Don Abraham Silberstein, abrió las puertas de la óptica Monteagudo el 15 de enero de 1955,  en Villa Bosch, un año después que se inaugurara con un festejo, el Día del árbol y se plantara un hermoso vivero de eucaliptus que brindara una mejor imagen a la estación.

Por aquellos años, no había siquiera una sala de  primeros auxilios, recién en 1961 se construyó en Guido Spano entre Santos Vega y Ascasubi.



Don Silberstein era óptico y no solamente hacía los anteojos sino que reparaba los que se rompían, mandaba a revelar rollos fotográficos y enseñaba a utilizar las cámaras analógicas, que para entonces eran dificultosas de entender y a veces necesitaba explicarles la utilización del diafragma, entrada de luz, y el mismo les hacía un "mapita" de cómo utilizar las diferentes perillas y botones.




La principal actividad era la óptica, y la fotografía con el tiempo fue desapareciendo con la llegada de las cámaras digitales y los celulares.

Hoy está Daniel, su hijo, al frente del negocio. También es técnico óptico desde 1983, y casualmente (o no comenzó) a trabajar en el local un 5 de enero, pero de 1980, el mismo día que la óptica cumplía 25 años de vida comercial. 

Daniel  cursó algunos años la carrera de  medicina, que no terminó . Siempre está preparado para una charla, sea con un cliente o no, no importa. Es cordial y muy atento a las necesidades de la gente que concurre a su local. Está próximo a cumplir 40 años al frente del local.

Hasta 1994 Don Abraham seguía en el local, hasta que enfermó y quedó Daniel . Tiene dos hijos que no siguen los pasos de su padre y su abuelo.


"Estar en el negocio me gusta, me gusta el trato con la gente,más cercano, aunque a veces vienen de buen humor y otras no tanto, ¡pero con los años uno los va conociendo!"



La charla con la gente es esencial, hoy  día en que la tecnología atrapa a muchos a comprar por las redes, aún siguen en  pie estos locales donde el cliente entra, no solamente a comprar, sino también a conversar un rato viendo aquellos eucaliptus ya crecidos en la vereda de enfrente.

©Silvia Vázquez
..............................














2 comentarios:

  1. Daniel es mi optico personal.Me he mudado y sigo siendo clienta de Daniel.Se lo recomiendo a todos mis allegados.Es un exelente profesional y mejor persona.Tiene muy buen gusto para elejir los marcos acorde con tu rostro.Y si esto no fuera poco tiene los mejores precios,mejor que las obras sociales.Dani es un genio en lo suyo!!!un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario

CINE: La vida dormida

                   Presenta                 LA VIDA DORMIDA Una película de  Natalia Labaké  Estreno 3 de Febrero  Cine Gaumont - Av. Rivada...