viernes, 29 de diciembre de 2023

Así se trabaja

 El periodista de Clarín zonal, Axel Leibovich, me solicitó información acerca de una nota que yo hice sobre el autódromo y el hipódromo de San Martín. Realizó su nota y acreditó mi nombre. Así es la forma de trabajar. Cuando un colega le da información a otro, lo mínimo que hay que hacer es agradecer. Axel, ojalá podamos trabajar juntos en pronto. Aquí va el enlace a la misma:

https://www.clarin.com/zonales/hipodromo-desaparecido-historia-hito-turf-habitue-gardel-hugo-carril_0_rs4pXmvVM5.html?fbclid=IwAR1oWtDBzvKNjxIPOUQcDhew3wK44glgPix2XOGvCfZcwN7Bs5H9kWdrt8g

El hipódromo desaparecido: historia de un hito del turf donde eran habitué Gardel y Hugo del Carril




Se llamaba Villa Diehl, como el anterior nombre de la localidad de Villa Maipú. La huella del tango y la opinión de Hipólito Yrigoyen, decisiva para el cierre.

Pocos vecinos de la localidad bonaerense de Villa Maipú saben que en el pasado su barrio se llamaba Villa Diehl. El antiguo nombre también hizo honor a una institución histórica: el desaparecido Hipódromo de Villa Diehl, por el que pasaron figuras como Carlos Gardel.

Carlos Diehl heredó una gran proporción de tierras de la localidad en el año 1890. Como aclara el historiador Julio Otaño, dicho nombre fue cambiado a raíz del centenario de la muerte del General San Martín. Así, las localidades del municipio cambiaron su denominación en honor a él. De Diehl pasó a llamarse Maipú, lugar de Chile —hoy comuna de Santiago de Chile— que había sido testigo de una de las batallas más importantes libradas por el prócer, mediante la cual liberó al país vecino.

Sin embargo, en el año 1910 el lugar aún se llamaba Villa Diehl. Era una pequeña localidad casi despoblada, en donde la poca gente que había se nucleaba alrededor de la todavía existente Plaza San Martín, rodeada en su mayoría por “casas de citas” (cabarets) y fábricas de ladrillos. Era el centenario de la Revolución de Mayo y muchísimas obras se estaban promoviendo por todo el país con motivo de la celebración.

Tribunas del viejo hipódromoTribunas del viejo hipódromo

Fue el tiempo en el que se fundaron edificios que aún siguen existiendo como el Congreso de la Nación, Tribunales u Obras Sanitarias, entre muchos otras. Y allí, en el terreno que actualmente linda con el Club Chacarita Juniors y que limitaba con las calles Sáenz Peña, Gutiérrez, Estrada y Villegas se envió a construir el que fuera uno de los más famosos hipódromos de la época.

Dos años después se veían por las calles de la zona a jóvenes que llevaban carteles en su pecho y espalda con los cuales anunciaban la inauguración, según lo investigado por la escritora Silvia Mabel Vázquez. El primer premio celebrado fue el “Premio Inauguración” que cubrió una distancia de 3200 metros y que contó con más de 4000 espectadores. Según relatan los diarios de la época, fue una gran fiesta hípica que contó con autoridades, invitados especiales y la banda del 4to Regimiento de Infantería. Más tarde, el establecimiento fue escenario de carreras de caballos históricos en el deporte hípico argentino como “Old Man” (padre de “Botafogo”), “Lombardo” o “Macon”. Centenares de personas asistían a los eventos que se desarrollaron mientras el lugar estuvo activo.

Sin embargo, no solo fueron los jinetes, los caballos y quienes asistían a las carreras los protagonistas de un escenario que hoy ya no existe. Según se dice, personajes del tango como el mismísimo Carlos Gardel, Francisco Canaro, Argentino Ledesma y Hugo del Carril eran asiduos visitantes del barrio. Eran tanto amantes del turf —término usado para designar a las carreras de caballos— como aficionados a los locales de baile de la zona, por lo que asistían a ellos con frecuencia.

De manera más local, y como atestigua el libro Breve y desconocida historia de Villa Maipú de Juan Baric, vivían por allí diversos compositores del tango. Luis Castiñeiras, autor de los tangos como “Solo Compasión”, residía en Pueyrredón y Cto. Bernardi; Ernesto de la Cruz, co-escritor junto a Marino del famoso tango "El Ciruja", vivió en la antigua casona del ferrocarril que está en la esquina de Lincoln y las vías; y Benjamin H. Barrio, un violinista vecino, acompañó en la creación de algunas canciones de Hugo del Carril.

El único remanente físico del desaparecido hipódromoEl único remanente físico del desaparecido hipódromo

Sin embargo, todo tiene su fin. Tres factores llevaron al cierre del viejo hipódromo: las quejas de vecinos que denunciaban lo arruinadas que quedaban las calles y las veredas de ladrillos, la crisis económica que hacía muy difícil mantener diferentes establecimientos públicos y el desagrado del entonces presidente Hipólito Yrigoyen hacia el gasto de dinero en las apuestas. De esta forma, el año 1929 marcó el fin del Hipódromo, el cual fue más tarde demolido casi en su totalidad.

Actualmente, no hay casi vestigios de lo que fue aquel lugar testigo de tantas historias. Lo único que queda de recuerdo es un stud —lugar en el que se crían y cuidan caballos—, conocido ahora con el seudónimo de “conventillo”, famoso hogar de Raúl Escalante, alias Muchinga, líder histórico de la barra del Chacarita. Aún se puede ver esta construcción en la calle Gutiérrez a la altura del 1844, como relata Otaño. Fuera de eso, solo permanece una tradición oral que cada vez se desvanece más en el tiempo y algunas pocas fotos que revelan aquel pasado de carreras y tangos.


Sobre la firma


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Escritora invitada: Leonor Pires

     9 de MAYO, DÍA INTERNACIONAL DE LAS AVES Se celebra el 9 de Mayo por iniciativa de "Birdlife International", una red de D N G...