viernes, 25 de junio de 2021

Un aviador que escribió su historia

 

Aniversario de la muerte de Saint Exupery

Desde el 1 de enero de 2015, cuando se cumplieron 70 años de la muerte de Saint-Exupéry y los derechos de El Principito pasaron a ser de dominio público, se editaron numerosas versiones. Entre las más de 300 lenguas y dialectos a las que fue traducido figuran el toba, el hassanya (una variante del árabe del norte de África) y el kackchikel (que habla un pueblo aborigen de Guatemala). Hay ediciones en braille y en código morse. También, una adaptación feminista con lenguaje inclusivo, La Principesa, publicada por la editorial española Espejos Literarios en 2018. El cuento, que está dedicado a un adulto "cuando era niño", como aclara el autor, también fue llevado al cine, el teatro, la televisión, la danza y el animé. La primera traducción al español fue realizada en la Argentina, en 1951, por Bonifacio del Carril.

"Según los herederos de Saint-Exupéry la Argentina es uno de los países que más venden ese libro. En todas sus ediciones hasta 2014 se vendían unos ochenta mil ejemplares por año".

Este 29 de junio recordamos el 121 aniversario de su nacimiento. El último vuelo de Exupery fue un 31 de julio de 1944. Pilotaba un Lightning P-38 en una misión de reconocimiento sobre posiciones alemanas al este de su Lyón natal, en la segunda guerra mundial, pero nunca regresó.

En la Segunda Guerra Mundial deben haber existido cientos de casos como estos. Fue un festival macabro de muerte y soldados desconocidos, de anónimos masacrados. Pero la estela de Saint-Exupéry ameritaba que el misterio siguiera alimentándose. Y con las especulaciones más diversas.

 

Algunos sostenían que el piloto se desvaneció al comando del avión por la falta de oxígeno y que eso produjo el final. De esa teoría se aferró Hugo Pratt para imaginar los instantes finales de Saint-Exupéry en el que fue su comic final: Saint-Exupéry, el último vuelo. Pratt hace que en esos minutos el aviador haga un repaso de su vida y hasta dialogue con El Principito. Otros han afirmado que averiado por un ataque alemán, el francés realizó un aterrizaje de emergencia y fue apresado y muerto en tierra por soldados nazis. La tercera teoría, la que más adeptos tuvo con el correr de los años, indicaba que, divisado mientras cumplía con sus tareas de inspección, el avión de Saint-Exupéry fue derribado por un piloto enemigo y se precipitó en el mar. Hasta hubo quienes dijeron que se había suicidado y que voluntariamente impactó el Lightning P38 contra el mar.




En 1998 en la red de un pescador francés, entre salmones y otras especies, se empezó a desentrañar el enigma. Entre los pescados, el hombre divisó algo que brillaba tenuemente. Al acercarse vio que entre restos marinos, había una pieza de metal. Se ilusionó. Deseó que fuera oro. Al limpiarla descubrió que era una pequeña pulsera. Allí estaba inscripto el nombre de su antiguo dueño: Antoine de Saint-Exupéry. Para que no quedaran dudas también estaba el nombre de su esposa, la mujer de a que se enamoró en Argentina mientras instalaba el sistema de Aeropostale en el país, la salvadoreña Consuelo Suncín. La inscripción se completaba con los datos de su casa editorial en Nueva York (Reynal and Hitchcock inc. 3864thave. NY City USA), la que publicó por primera vez El Principito.

 

(fuente: La nación, Infobae y varios)

..................




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Agenda Vicente López Cultura 10 al 16/5

  Agenda VICENTE LÓPEZ CULTURA 10 al  16 de mayo 2022 VECINE VECINE CONSTRUIR CINE FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE SOBRE EL TRABAJO CINE YORK...