martes, 14 de septiembre de 2021

Dia del cartero, 14 de septiembre

 

 El abuelo cartero


 

Antiguamente los carteros eran conocidos como «correos» o «emisarios». Recorrían grandes distancias transportando mensajes en forma de cartas Actualmente, los carteros usan otros medios de transporte como la moto o la bicicleta.

En las épocas de la pre guerra civil española, mi abuelo era el cartero del pueblo. Alla en Galicia, más específicamente en la parroquia de Viceso, partido de Negreira  .La casa la había construido él mismo con piedras. Las habitaciones en el primer piso, para que los 8 hijos y el matrimonio habitaran. Abajo, cocina y corral.       

Al fondo, una planta enorme trepaba por la pared hasta la ventana de la habitación donde dormía mi madre. Y detrás la parra cubría la entrada del corral.

Mi abuelo José entregaba personalmente la correspondencia , casa por casa por toda la aldea y obviamente conocía a todos y cada uno de los vecinos.

Cuando llegó el peor momento de la familia mi abuelo tuvo que escapar de las manos del Generalísimo, ya que era republicano y estaba en la lista de los próximos a fusilar, por la mano falangista.

El cura del pueblo, Don Ditino, su amigo, fue quien le avisó que huyera, dejando a su mujer con 8 hijos en escalerita. Mi madre tenía 3 años , la hermana menor 1 y la mayor 21. Primero se escondió en Tourís cerca de Ninans, luego viajó a Buenos Aires con un pasaje enviado por su hermana Peregrina,desde Argentina.

Josefina, como hermana mayor, tuvo que hacerse cargo de la entrega de la correspondencia, convirtiéndose así en la “cartero” del pueblo.

Josefina, fue la primera en llegar corriendo desde el correo, con la novedad que la guerra había finalizado. Alzando sus brazos y diciéndolo en su lenguaje “afrancesado” ya que no pronunciaba bien la letra “g”.

“Acabóuse a gueggga,!” Iba vociferando Josefina con la cartera al hombro repleta de cartas por las calles poco concurridas. Corría el año 1939. La esperanza del regreso del abuelo estaba cada vez más cerca. 

Y así fue. Años más tarde, regresó a su casa. Volvió a ser el cartero hasta que le sacaron el trabajo por política… Había vivido en el barrio de Ramos Mejía, desde 1936 hasta 1948 en Buenos Aires, donde había estado trabajado como jardinero en las quintas enormes. El mismo barrio donde la tía mayor vivió sus últimos años luego de haber vivido en la Capital.

Antepasados carteros. Amo escribir cartas. Amo recibirlas. Aunque actualmente ya o se use…Quiero pensar que todo se hereda de alguna manera y nos convierte en un espejo viviente de lo que fueron nuestros ancestros.

©Silvia Vázquez

...................



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Mes de las juventudes en San Martín

...