viernes, 3 de septiembre de 2021

Relato-por Silvia Vázquez

 

El espantapájaros



 

Tendría yo unos 8 o 9 años. Mi mamá había plantado en el jardín unas semillas , luego de haber rastrillado la tierra y revuelto una y otra vez. Creo que eran  almácigos de nabiza o algo parecido. El tema es que utilizamos una escoba que sacamos de un viejo gallinero y le pusimos ropa, un sombrero viejo de paja y tiritas de telas de colores para que el viento las moviera y se alejaran los pájaros.

Una tarde de cortar telas, clavar la escoba, enganchar alambres para colgar las tiritas y de esa manera nos entreteníamos cuando no jugábamos a las comiditas con barro o pasto y esas flores amarillas que se asomaban salvajemente entre el gramillón . Era eso, o  mirar tele (solo a la tarde porque recién comenzaba la transmisión al mediodía) .

Una vez preparado todo, sonreíamos al saber que las aves no comerían las semillas al final del invierno.

Lamentablemente, nuestra tecnología de avanzada  falló y los pájaros no solo no se espantaban sino que se paraban encima de la escoba como si nos desafiaran…

No importaba, lo mejor fue el preparativo y la tarde diferente. A pesar de todo pudimos rescatar algunas nabizas para la sopa tan exquisita que preparaba mi mamá.

©Silvia Vázquez

...........................



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Mes de las juventudes en San Martín

...