viernes, 8 de febrero de 2019

Las cardiopatías congénitas, un mal poco conocido pero real






Inicia FEBRERO, mes de concientización sobre las Cardiopatías Congénitas.
Las cardiopatías congénitas son un grupo de enfermedades caracterizado por la presencia de alteraciones estructurales del corazón producidas por defectos en la formación del mismo durante el periodo embrionario.

En la inmensa mayoría de las cardiopatías congénitas, existe una causa multifactorial y por el momento no conocida, siendo raros los casos ligados a una única mutación genética concreta. La posibilidad de transmisión a la descendencia o repetición de otro defecto congénito en un hijo es en general baja y oscila entre el 3% y el 5%, aunque puede variar significativamente en función del tipo concreto de cardiopatía.

Aparecen aproximadamente en el 1% de los recién nacidos vivos, existiendo un número casi incontable de cardiopatías congénitas diferentes, por lo que es necesario clasificarlas:


Cortocircuitos izquierda derecha. Son aquellas en las que se produce un defecto en las estructuras cardiacas que separan la circulación sistémica de la pulmonar, produciéndose el paso de sangre de la primera a la segunda. En este grupo encontramos la comunicación interauricular, comunicación interventricular y el ductus arterioso persistente, entre otras.
Lesiones obstructivas. Dificultan la salida de la sangre de las cavidades cardíacas. Entre ellas están las estenosis aórtica y pulmonar y la coartación aórtica.
Cardiopatías congénitas cianóticas. Impiden la adecuada oxigenación de la sangre que llega a los tejidos, por lo que aparece cianosis (amoratamiento de labios o lechos ungueales). Las más frecuentes son la transposición de grandes vasos, la tetralogía de Fallot y la anomalía de Ebstein.
Dado su gran número, la sintomatología asociada a las mismas es muy variable y va desde las que son asintomáticas y no requieren de tratamiento específico hasta aquellas que ocasionan síntomas severos y precisan corrección quirúrgica durante las primeras semanas de vida.

Hay que sospecharlas cuando aparecen síntomas sugestivos (insuficiencia cardiaca, cianosis…) o cuando se detectan alteraciones características en la exploración física (soplos, arritmias…). Las más banales pueden pasar desapercibidas hasta la edad adulta.

En relación a los soplos cardíacos, es importante saber que no todos los soplos son producidos por una cardiopatía congénita, ya que los llamados soplos funcionales o inocentes aparecen en corazones normales y no tienen ninguna implicación negativa.

Respecto a las pruebas diagnósticas, las cardiopatías congénitas suelen producir alteraciones en el electrocardiograma y la radiografía de tórax, pero la prueba diagnóstica fundamental es la ecocardiografía, que permite diagnosticar y evaluar la gravedad de la mayoría de ellas. En ocasiones puede ser necesario realizar un cateterismo cardiaco.

El tratamiento, cuando se precisa, suele ser quirúrgico. En algunos casos, la alteración puede corregirse con una única intervención quirúrgica, pero en las cardiopatías congénitas más complejas puede ser necesaria la realización de más de una operación. Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, muchos procedimientos se pueden realizar por vía percutánea mediante punciones, sin necesidad de cirugía abierta.

Una vez intervenidos, muchos pacientes con cardiopatías congénitas permanecen completamente asintomáticos. Sin embargo, es fundamental realizar seguimientos a nivel cadiológico al menos de forma anual con el fin de prevenir y detectar la posible aparición de complicaciones evolutivas.

Los avances en su diagnóstico y tratamiento han mejorado mucho el pronóstico, de forma que actualmente más del 90% de niños afectados sobreviven hasta la edad adulta, y en la mayoría de las cardiopatías congénitas la esperanza media de vida es prácticamente comparable a la de la población general.
(fuente: cardiopatías congénitas Argentina)

14 DE FEBRERO: DÍA INTERNACIONAL DE LAS CARDIOPATIAS CONGÉNITAS

El día 14 de febrero se celebra en el mundo el día internacional de las Cardiopatías Congénitas. Uno de los principales objetivos en este día es el de informar a la población acerca de los avances en el diagnóstico, tratamiento y pronóstico en este grupo de patologías. La difusión y el conocimiento de esta problemática favorecen la detección precoz (en la etapa prenatal y neonatal) y el acceso a un tratamiento oportuno, principales medidas para disminuir la mortalidad y mejorar el pronóstico en este grupo de pacientes.
Según datos del Ministerio De Salud La cardiopatía congénita es la anomalía congénita más común y la primera causa de muerte en el primer año de vida.

Se estima que uno de cada cien recién nacidos presenta alguna cardiopatía congénita. En la Argentina, nacen al año unos 7 mil niños y niñas con esta patología. Alrededor del 50 por ciento de estos niños requieren cirugía en el primer año de vida y dos terceras partes son solucionables con diagnostico oportuno y tratamiento.

En nuestro país el ministerio de Salud creo el Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas (PNCC) es el encargado de coordinar la derivación, traslado ,tratamiento y seguimiento de niños sin obra social que padecen Cardiopatías congénitas.
Uno de los objetivos de este programa es la de crear un Registro Nacional de Cardiopatías Congénitas, la SAP trabajará en conjunto con el objetivo de incorporar en el registro a todos los niños afectados más allá de la cobertura de salud que tengan.

                                            

Sabías que... (*)

En el mundo, entre 7 y 10 de cada 1.000 niños nacen con una cardiopatía congénita.

Es la primera causa de mortalidad evitable en las salas de neonatologías.

Si no se actúa médica o quirúrgicamente, la mortalidad en el primer año de vida llega a 80%. Un tercio fallece en el primer mes de vida y la mitad de éstos en la primera semana.

De las 9.341 muertes de menores de un año que se registraron en la Argentina en 2008, 784 se produjeron por cardiopatías congénitas.

(*) Fuente: Fundación por la Cardiopatías Congénitas

DETECCION PRECOZ

Se aprobó una ley provincial que incorpora con carácter obligatorio la realización de ecografías fetales con evaluación cardíaca. El estudio deberá realizarse entre las semanas 18 y 22 de embarazo, dentro de una práctica rutinaria de control, y deberá incluir la evaluación de las cuatro cámaras cardíacas y de los grandes vasos. Las embarazadas que resulten con alguna sospecha de engendrar un bebé con una cardiopatía congénita deberán ser derivadas para la realización de una ecocardiografía fetal.

Los integrantes de la Fundación por las Cardiopatías Congénitas de Santa Fe celebran y agradecen la aprobación de la ley. Remarcan que la detección prenatal de las malformaciones del corazón es clave para la vida de un niño que va a padecer esta patología. También aclararon que se trata de un diagnóstico que muchas veces pasa desapercibido a causa de que en la actualidad no se realiza un estudio completo del corazón fetal, es decir aquel que incluye cuatro cortes y examen de los vasos cardíacos.

“Nuestra fundación trabaja en varias áreas. Una de ellas es la difusión y concientización en la comunidad sobre la necesidad del diagnóstico prenatal de las cardiopatías congénitas. Antes de la aprobación de esta ley, le decíamos a todas las embarazadas que exigieran a sus médicos la realización de un estudio del corazón del bebé. Ahora, dicho examen será obligatorio”, contó María Inés Ritacca, una de los integrantes de la fundación que integran en su mayoría padres de niños que nacieron con una cardiopatía congénita y en junio del año pasado empezaron a trabajar juntos.

Santa Fe es la segunda provincia del país en contar con una ley de estas características. La primera fue Misiones. Desde la entidad sin fines de lucro aspiran por una ley nacional.

Romina Conti, por su parte, dijo que la ley provincial “significa un antes y un después en el trabajo de la fundación”. Es que les posibilita llegar a la población y a la comunidad de médicos de otra manera. “Nuestro objetivo principal es que, ante una patología de este tipo, al momento de nacer, el niño llegue a un centro de alta complejidad para que pueda recibir el tratamiento oportuno. Detectar una cardiopatía congénita de un niño en la panza de la mamá es clave. Está comprobado que eso salva vidas”, manifestó. (fuente: el litoral)

Aunque cada año nacen más niños con Cardiopatías aún así sigue siendo una enfermedad invisible que sigue cobrando vidas, donde la investigación en todos los países no es prioridad, donde en muchos países no hay profesionales para enfrentar estas cardiopatías... pero se sigue luchando!!

(de EsperanzaAlCorazónArg)

Para contactarse con la fundación por las Cardiopatías Congénitas, los interesados pueden llamar al 0800-888-0074, mandar un e-mail a porelcorazon@hotmail.com o ingresar a la página www.porelcorazon.org.ar. También está en Facebook.

©Silvia Vázquez
.............................................

                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario