viernes, 12 de junio de 2020

Nueva publicación

La Revista Papenfuss, de la ciudad de Valencia, España, ha publicado uno de mis cuentos.











Muy agradecida por esta oportunidad. Les comparto el enlace de la revista, que también los  lleva a mi página web.


https://papenfusslarevista.wordpress.com/papenfuss-electronicos/?fbclid=IwAR1zhufz1QUyCVP9rZiU3XPXPTCO8efagpq5po4Yqvbz_roGdVvlxGfH4VY


Subsuelo

Aquel día llegué al parking y no había lugar donde normalmente estaciono, por lo que tuve que bajar al segundo subsuelo.

Allí reinaba un silencio profundo, diferente al del piso de arriba, y sentí que estaba mucho más abajo de lo que parecía.

Regresé una hora más tarde y encontré que el ascensor no funcionaba. La lluvia me había empapado y quería estar en casa, tomarme algo caliente y relajarme. El guardia me informó de que estaría reparado en unos minutos, así que decidí esperar.

Había sido una mañana difícil.

Ni bien sacó el cartel de “no funciona”, me invitó a entrar en el ascensor con una sonrisa en la boca.

Un pitido electrónico anunció que había llegado al segundo subsuelo. Saqué las llaves del auto. Raramente olvido donde lo dejo, pero esa vez no logré ubicarlo.

Estaba casi segura de que lo había dejado más cerca del ascensor.

Ya estaba pensando que me había equivocado de piso cuando escuché que alguien caminaba entre los otros autos. Se notaba agitado y parecía estar buscando algo también, porque cada tanto vociferaba una maldición al no encontrarlo.

Utilicé la alarma para localizar el lugar donde había aparcado y, cuando estaba tratando de dejar mi bolso en el

asiento trasero, apareció el hombre detrás del auto que estaba al lado y con voz fuerte me dijo:

-No se asuste, señora. No logro encontrar el auto que me prestaron. No sé dónde lo dejé.

Confieso que no suelo dejarme llevar por el aspecto de la gente, pero esta vez lo hice. Estaba mal vestido, casi con harapos y olía muy mal, a tal punto que me separé de él. Dudé que alguien le hubiera prestado nada alguna vez.

Entré en mi auto precipitadamente, me senté e introduje la llave en el contacto. Al levantar la vista, me lo encontré allí parado, mirando por la ventanilla delantera y agarrado de la manija de la puerta. Sería imposible ponerme en marcha sin lesionarle.

-No se vaya, no encuentro el auto, ayúdeme -gritaba.

Bloqueé las puertas y, sin importarme la seguridad de aquel hombre, saqué el auto del lugar.

Solo cuando había avanzado unos metros me atreví a mirar hacia atrás. No había nada. Ni hombre, ni harapos, ni olor.

Lancé un suspiro y me dispuse a seguir mi camino. De repente, volvió a aparecer de la nada, impidiéndome el paso. Frené para no lastimarlo, y él se apartó gritando:

-¡No me quiere ayudar! ¡Párenla! ¡No encuentro mi auto!

Lo esquivé y aceleré hacia la salida.

La mujer que atendía la garita estaba pálida. Ella también había escuchado los gritos. Ella también había visto lo que había sucedido por las cámaras de seguridad.

-Ese tipo siempre está acá abajo -me dijo. -Asusta a las mujeres que están solas, y no hay caso. Intentaron sacarlo más de una vez y vuelve, no sabemos cómo hacer. Cuando llega la policía se esconde y nunca lo encuentran.

Pagué y subí por la rampa. Llegué a la calle, frené para dejar pasar unos autos que venían circulando y, cuando miré a la derecha, un hombre igual al que estaba abajo me saludó sonriente. Sin duda era el mismo, pero sin harapos, sin olor y sin gritos.

Sin entender bien qué sucedía, aceleré y seguí hasta que localicé un bar una cuadra más allá.

Estacioné, y pedí un café doble con la intención de que acabara de despertarme de aquella pesadilla.

-La próxima vez no madrugaré tanto- me dije.

Miré al otro lado del salón y vi a un hombre sentado a una mesa, ensimismado en la lectura de un periódico mientras dejaba enfriar su café.

Era idéntico al hombre del parking.

Apuré mi bebida y volví a casa.

Nunca más volví a estacionar en el segundo subsuelo.

© Silvia Vázquez
................


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Entrevistas: Stella Maris Velasco: " Imagen y palabra puede lograr el impacto deseado y transmitir su interior ."

Stella Maris Vive en Villa Ballester , Partido de Gral San Martin. Estudió Dibujo y Pintura en Escuela de Artes Visuales Antonio Ber...