viernes, 20 de noviembre de 2020

Gamers: Reseñas: Disc room



Disc Room: Una pesadilla simple y efectiva.

Últimamente Devolver Digital nos tiene acostumbrados a una alta calidad en sus juegos. Este año hemos visto el enorme furor de Fall Guys en un mundo tridimensional y online. Pero sabemos que lo que mejor le sale a esta compañía son los clásicos plataformeros en dos dimensiones, con un rebusque siempre fresco y actual.

Disc room no es ajeno a esto. Con tan solo las flechas direccionales y dos botones, tenemos un enorme abanico de posibilidades para disponernos a enfrentar un juego lleno de desafíos.  

Su historia se enfoca en unas pequeñas cinemáticas a modo de cómic. Corre el año 2089 y sobre la orbita de jupiter apareció un disco gigante alienígena. Tomamos el rol de un científico que se embarca en una misión para averiguar qué es lo que está pasando.

Gameplay:

 El diseño de los niveles es súper simple pero por demás efectivo. Vamos avanzando de cuarto en cuarto evadiendo todo tipo de discos dentados que se mueven y amenazan con eliminarnos al más simple contacto. Una fórmula al estilo de Geometry Wars, pero con tintes más oscuros.

 Los objetivos para avanzar en cada nivel no se tratan de finalizarlos eliminando discos, ni de lograr una enorme cantidad de puntos, sino que cada nivel tiene su propio objetivo, tal como morir por un tipo de disco específico, cumplir una determinada cantidad de tiempo en el cuarto, o acumular tiempo entre varias sesiones de juego.

Podemos decir que lo más importante es morir. Ser eliminado una y otra vez hasta entender la mecánica de cada uno de los 50 tipos de discos distintos, y hacer uso de ciertas destrezas que no siempre dependen de la habilidad para seguir avanzando.Esto no quiere decir que no necesitemos habilidad para jugar. El gameplay de Disc Room se siente como si estuviéramos en una máquina de fichines, metiendo monedas como locos y reventando botones entre amigos a ver quién logra hacer mejores maniobras y explotar al máximo cada habilidad que se nos otorga a medida que avanzamos cuarto a cuarto.

Cada tanto tenemos un “guardián del cuarto”, a modo de jefe, que se trata de un disco de tamaño cada vez más abismal, al que generalmente hay que eliminar recolectando unas esferas que dejan a su paso, pero a la vez esquivando todo tipo de amenazas que rodean al guardián, o sea, discos, discos y más discos.

 Hacemos hincapié en la falta de multijugador, podría explotarse muy bien un modo cooperativo o un versus, donde se midan dos jugadores hasta ver quién puede durar más tiempo en cada cuarto. Algo así como el modo versus de Tetris.

Gráficos:

 Es un juego súper simple, y sus gráficas que parecen dibujadas a mano, junto con su paleta de colores, hacen que sea una experiencia aún más atrapante. No hay mucho que decir respecto a ésto, pero es el estilo de cómic moderno y su exquisita fluidez lo que nos brinda un satisfactorio acabado visual.

 Sonido:

 Al igual que Hotline Miami, otra entrega de Devolver, Disc Room cuenta con un soundtrack oscuro, electrónico, y repetitivo que logra subir la ansiedad del jugador y meterlo aún más en la experiencia de estar encerrado en habitaciones repletas de hostilidades sin ningún escape. 

Historia y desarrollo:

 Realmente al juego le falta explicación. Pero más allá de la historia (que se va desarrollando por medio de cinemáticas cada vez que terminamos cierta cantidad de niveles), carece de mucha información para el jugador. Ésto puede ser a propósito o no, no contamos con un tutorial que enseñe a jugar al principio, tenemos que descubrir por nuestra cuenta como se comporta cada una de las habilidades, la ruta de movimiento de cada disco, y el modo de avanzar entre niveles, con objetivos que muchas veces carecen de claridad y no nos dan una pauta de lo que hay que hacer para seguir avanzando. 

Pero por otro lado, en el menú de pausa tenemos una suerte de cuaderno donde se nos van anotando todos los discos que ya hemos visto, con una pequeña leyenda al lado de cada uno. También tenemos opciones de accesibilidad para hacer el juego más ameno y simple, o para volverlo una completa pesadilla. Cuenta con desafíos extra que buscan exprimir al máximo las habilidades del jugador, como terminarlo por completo muriendo menos de 10 veces, una misión por demás extrema para los simples mortales.

En conclusión, Disc Room es un juego que resulta atrapante desde el minuto 0. Su instantáneo reseteo cada vez que el personaje muere es clave en la búsqueda intensa por superar cada nivel. Su curva de aprendizaje es enorme y tiene contenido para mantenernos entretenidos durante horas. Esperamos que en un futuro podamos ver algún tipo de modo para varios jugadores. 

A veces hay ciertas recetas que funcionan sin agregarle muchos condimentos. Disc Room es eso. Discos, habitaciones, y una incesante amenaza espacial, no mucho más. Aún así, el producto es redondo y cumple con su objetivo: estresarnos al máximo.

 

Puntuación: 8/10. Muy bueno.

 Reseña por ©Gonzalo Navas.

Fuente:tiempogamer.com

................................

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Poesía

  Mi cama   Mi cama era un hielo álgido hasta la noche en que habitaste mi almohada. Torpes mis dedos, siguieron tu rastro y llega...