viernes, 6 de noviembre de 2020

Treinta años de trabajo en la cultura

Compartimos con los lectores de Las musas la nota realizada por  Allan Torres Delgado, con motivo de los treinta años de aportes a la cultura del escritor, filólogo, académico, Carlos Díaz Chavarría, de Costa Rica.

¡ NUESTRAS FELICITACIONES !

                  


30 años de entrega y pasión

Por Allan Torres Delgado Periodista, Universidad de Costa Rica

El escritor costarricense, académico, comentarista del Programa Panorama de la Cámara Nacional de Radio, presentador de televisión, articulista y Figura Destacada Cultural del 2013 cumple, este 2020, 30 años de estar brindando un valioso aporte a la cultura costarricense e internacional mediante la contribución a la formación de pensamiento crítico y de una adecuada enseñanza en el uso correcto del español mediante los más importantes medios de comunicación televisivos, radiales y periódicos y la academia, en este ámbito se ha desempeñado como docente de diversas universidades durante 25 años destacando el hecho que en múltiples ocasiones se le ha premiado como el mejor docente de la Facultas de Humanidades.

En relación con su aporte comunicativo, Carlos Díaz lo inició formalmente desde 1990 cuando comenzó a escribir en el Semanario Universidad de la Universidad de Costa Rica; valga resaltar que Carlos Díaz comenzó desde muy joven, a los 18 años, su activa participación en el ámbito profesional. En la parte escrita publicó en prácticamente todos los periódicos nacionales y después incursionó en la radio, específicamente como comentarista del programa Panorama de la Cámara Nacional de Radiodifusión, allí tiene ya 22 años ininterrumpidos de forjar opinión y también tiene a cargo la sección En defensa del idioma donde despliega una importante labor educativa-cultural en procura del rescate del idioma español, el apoyo a talentos literarios y el fomento de la cultura en la sección. Y, finalmente, se involucró en el mundo de la televisión, desde hace 17 años, por invitación de la señora Inés Sánchez de Revuelta en el programa ganador de cuatro Guiness Récord, Teleclub, con la sección Cuestiones del idioma. Esta sección, única en Costa Rica destinada a la enseñanza del uso correcto del español, se transmite actualmente en el programa Mujer con aroma de café por Teleuno.

Además, en su fructífera carrera como escritor, ha destacado el hecho de que su quinto libro, La otra mitad de mi diferencia, es el primer poemario feminista escrito por un autor costarricense y fue declarado Libro de Interés Cultural Público por el Ministerio de Cultura de Costa Rica. También durante estos años se ha destacado como conferencista, jurado de diversos certámenes literarios y del Festival Estudiantil de las Artes y ha realizado una muy loable labor en la difusión de la lectura mediante los diversos convivios realizados con niños y jóvenes de diversos centros educativos del país.

También, el ser reconocido por su aporte cultural, comunicativo y educativo, muchas veces ad honorem, le ha valido para ser poseedor de varios premios como la Espiga de Plata de la Unión Hispanomundial de Escritores, el Premio Aporte Artístico Cultural de Género del Movimiento Humanista Feminista Storni de Chile, el Pergamino de Honor al Mérito, el Micrófono de Oro a la Excelencia Comunicativa y el Premio Mundial a la Excelencia Literaria por la Unión Hispanomundial de Escritores. Definitivamente no queda duda de su valía y trayectoria; por ello es meritorio reconocer, especialmente en vida como se deben hacer los homenajes, el gran aporte cultural, literario, comunicativo y académico del máster Carlos Díaz Chavarría porque constituye un ejemplo de 30 años de compromiso, esfuerzo, dedicación, disciplina, profesionalismo, ética y, especialmente, de mucha pasión, vocación y mucho amor por su trabajo. Además, ha hecho de todas sus trincheras, todo un semillero de enseñanzas, conocimientos, consejos, valores y servicio para y por la familia.


                                      

Al consultársele con cuál de sus oficios se siente mayormente identificado, Carlos Díaz responde: “Sería imposible, desde mi vocación y formación, y por un gran respeto y amor a lo que hago, seleccionar alguno de estos oficios. Todos me han dejado grandes enseñanzas y satisfacciones; en determinadas épocas unos más que otras, pero todos poseen la columna vertebral de la comunicación, de la enseñanza y de la palabra oral o escrita, y la palabra para mí es vida, es una misión, es una oportunidad de transcender, de sentirme útil, de realizarme y perfeccionarme como humano. Si la vida me dio ese don y me ha brindado tantas oportunidades para potenciarlo durante estos 30 años, debe aprovecharlo al máximo; definitivamente estoy muy agradecido con cada uno de estos espacios comunicativos que han alimentado tan hermosamente mi existencia”.

En este sentido, perfectamente se puede decir que el éxito de don Carlos está en el haber comprendido que el verdadero sentido del éxito profesional consiste en que la persona, mediante cualquier labor que realice, disfrute, respete y agradezca su trabajo y se exprese con extrema autenticidad en búsqueda de crecimiento y autorrealización. Eso, en Carlos Díaz, es una máxima de vida. Por eso, personas como él, son las que deberíamos emular, en especial las nuevas generaciones, pues se ha constituido en forjador de valores como la dedicación, perseverancia, constancia y el esfuerzo. Quien ha hecho de la experiencia una fuente incansable de sabiduría que nos puede servir de estímulo para hacer de nuestro trabajo una actividad más responsable, productiva y amada.

Decía el poeta alemán Bertolt Brecht que “hay individuos que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles. Esta frase se le podría atribuir, particularmente, a don Carlos Díaz Chavarría, pues ha sido un hombre imprescindible en la cultura costarricense al dejar una huella especialmente propositiva en Costa Rica. ¡Honor, a quien honor merece!

........................




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Poesía

  Mi cama   Mi cama era un hielo álgido hasta la noche en que habitaste mi almohada. Torpes mis dedos, siguieron tu rastro y llega...