jueves, 17 de octubre de 2019

Informe especial : Médica sordociega en Reino Unido

Con terquedad y dedicación!

Con terquedad y dedicación, Alexandra Adams superó la desconfianza y a los 25 años, está a punto de convertirse en la primera médica sordociega del Reino Unido.
Con emoción comparto el enlace que cuenta su historia. Leerla me inspira admiración y alegría. No la conozco pero me reflejo en sus palabras al notar coincidencias con experiencias vividas a lo largo de mi formación profesional. Creo firmemente que todas las personas sordociegas que alcanzamos a cursar educación superior tenemos vivencias similares.

Ha demostrado que su voluntad es más fuerte que su historial clínico, afirma que con terquedad y dedicación supera la desconfianza. Estoy completamente de acuerdo con sus palabras, para mí, Alex Garcia, el punto clave es "superar la desconfianza". No tengo por costumbre maquillar la realidad y, la verdad es que hasta hoy, cuando digo que "Soy una persona sordociega" un tsunami de desconfianza se descarga sobre mí, sobre nosotros. Sí, es una dura verdad que cala profundamente pero también nos impulsa a continuar con mayor fuerza, con más ánimo.

Para Hellen Keller y para Alexandra Adams fue así. También lo es para mí y para todas las personas sordociegas del mundo que vamos ¡más allá!

Pienso que esa desconfianza que gira en torno a las personas con discapacidad es mucho más fuerte para los Sordociegos que "van más allá". A mis 43 años de edad me pregunto: A nosotros, ¿no nos es permitido ir más allá? Los límites pueden estar en nuestra mente pero la fuerza, la terquedad y la dedicación están en nuestro corazón y nos impulsan siempre a más.

Hay personas que además de sordoceguera presentan otras discapacidades asociadas: física, intelectual o autismo. Por supuesto, tener una discapacidad asociada a sordoceguera es hablar de una multidiscapacidad que vuelve toda situación mucho más compleja que no se alcanza a imaginar. Por supuesto, siempre percibí que quienes tenemos algo más que sordoceguera, así como las personas sordociegas totales, somos más excluidos que alguien que tenga restos visuales o auditivos. Por ello, a través de los años empecé a defender lo siguiente:

En la práctica, son más frecuentes y visibles las personas sordociegas de menor complejidad; en este grupo están quienes presentan restos muy funcionales y no presentan otra discapacidad asociada. Son menos frecuentes e invisibles las personas sordociegas de mayor complejidad; en este grupo se encuentran los sordociegos presimbólicos totales y los sordociegos post-simbólicos totales, o que presentan restos no funcionales, y quienes tienen una discapacidad asociada a la sordoceguera.
Desde esta perspectiva, considero que Alexandra Adams es una persona sordociega más frecuente, con seguridad debió tener una gran carga de terquedad y dedicación para hacer frente a la desconfianza que gira en torno a ella. Para quienes estamos en el grupo de personas sordociegas menos frecuentes, esa desconfianza crece exponencialmente y nos ha enseñado que nuestra terquedad y dedicación debe crecer proporcionalmente a ella.

Alexandra

Además, las personas sordociegas menos frecuentes están más propensas al abandono. Es un grave riesgo que nos acecha muy de cerca, a mí, a Laura Trejo, de Aegentina, y a tantos otros que a la sordoceguera se suman otras condiciones.
Era necesario que escribiera estos detalles porque aprendí de Foucault que "el saber es el único espacio de libertad del ser" y que "debe prevalecer la atención a los detalles porque los detalles individualizan las personas".

La breve historia de la gigante Alexandra Adams, inspira y nos permite reflejarnos. Disfruten de la lectura en el enlace:


Saludos. 
Alex Garcia - 

Quien escribió este informe es una Persona Sordociega, con Hidrocefalia y Enfermedad Rara de Brasil!
....................

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Corredor gastronómico en San Martín

..............